Jueves 15 de abril de 2021

Falleció el Pbro. Pedro Velasco Suárez

  • 23 de marzo, 2021
  • Buenos Aires (AICA)
El presbítero Pedro Velasco Suárez, sacerdote del Opus Dei, capellán del colegio Buen Consejo, de Barracas, falleció en la mañana del 23 de marzo por complicaciones a raíz de un cuadro de Covid-19.
Doná a AICA.org

Hoy falleció el presbítero Pedro Velasco Suárez, sacerdote del Opus Dei, capellán del colegio Buen Consejo, de Barracas, incansable servidor de las familias de las alumnas de ese colegio, muchas de ellas procedentes de la villa 21-24 Zavaleta.

Conocía personalmente a cada uno y cada una, se desvivía por atender sus necesidades espirituales y materiales, estaba siempre disponible para acudir a sus casas cuando era requerido de ayuda y consejo.

Sacerdote de Cristo, tenía el corazón abierto para escuchar a gente de todos los sectores sociales, sin hacer acepción de personas,  y a su trato humano y generoso unía a la vez una fuerte impronta intelectual, de infatigable lector, y autor de varios libros.

Algunos de esos libros sintonizaban especialmente con la mentalidad de la gente joven de esta época, buscando descubrir valores cristianos en sus inquietudes, como “¿Qué me pasa? Emociones, libertad, deseos, conciencia…” o “Los grandes temas de Harry Potter”. Otros ahondaban  en temas familiares, tal “Una decisión de los padres ¿tener más hijos””;  históricos, como “El valor de las cruzadas”,  o en la obra de literatos católicos, como “G. K. Chesterton, en frases breves y alegres”, sobre quien seguía investigando y escribiendo.

Recibió dos veces “mención de honor” en la Exposición del Libro Católico, que le entregó el entonces arzobispo de La Plata, monseñor Héctor Aguer. También habló allí en mesas y presentaciones de libros, al lado de amigos suyos los sacerdotes de actuación en villas como el padre José María (Pepe) Di Paola, Lorenzo (Toto) de Vedia y el padre Christian Viña. Colaboró muchas veces en ese emprendimiento literario, como otras personas de su familia.  

Nació el 6 de septiembre de 1959 en Buenos Aires,  en una familia numerosa de profunda raíz cristiana. Su padre era el doctor Carlos Velasco Suárez, médico psiquiatra, que fue dirigente estudiantil del humanismo en la Universidad de Buenos Aires y luego fundador de la Fundación Argentina para la Salud Mental (FASAM). Su madre, Rita Zungri, compartía con él afanes intelectuales, culturales  y doctrinales en la Sociedad Chestertoniana y otros círculos y es autora del libro “La contemplación de la belleza” (Ed. Sabiduría Cristiana), en el que desentraña valores profundos en  Jorge Luis Borges, Antoine de Saint-Exupery, Josef Pieper y otros autores.  

Era una familia de ocho hermanos. Pedro era muy unido a sus hermanos, extraordinariamente afectivo y cercano con ellos y con sus 25 sobrinos, como lo era, en realidad, con todos los que iba conociendo. Su habitación lucía además de una poblada, y bien leída, biblioteca  –con muchos autores diferentes, aunque algunos preferidos, como J.R.R. Tolkien, C. S. Lewis, Hillaire Belloc, G. K. Chesterton-,  bolsas de ropa y otros elementos que juntaba y que le daban para ayudar a los más necesitados.

El día en que el padre Pedro cumplió 60 años, el papa Francisco, a quien quería entrañablemente y que había conocido mucho a su padre,  lo llamó por teléfono desde Roma para felicitarlo. Ahora, el Santo Padre escribió al vicario de la Prelatura del Opus Dei en la Argentina, presbítero Víctor Urrestarazu, asegurando su cercanía a sus familiares.

El P. Pedro Velasco Suárez estudió en la Escuela Argentina Modelo y luego cursó Filosofía en la Universidad Católica Argentina (UCA). En 1974 pidió la admisión en el Opus Dei, el mismo año en que su fundador, San Josemaría Escrivá, visitó la Argentina.

Estuvo en los comienzos de la labor del Opus Dei en Tucumán y luego en Bolivia. En Roma hizo luego el doctorado en Filosofía y recibió la ordenación sacerdotal de manos del papa Juan Pablo II en 1987. Sirvió luego muchos años en Bolivia, donde se compenetró con el pueblo boliviano, volcando su cariño y su celo sacerdotal en una amplia dedicación que lo desbordaba. Debió volver a la Argentina por motivos de salud y luego dedicó enormes energías y afecto al colegio Buen Consejo, en Barracas, de mujeres, y colaboró en el nacimiento del colegio Cruz del Sur, de varones.  

A mediados de febrero de este año sufrió de Covid, luego tuvo una neumonía y otras afecciones que complicaron su cuadro, habiendo estado un mes en terapia intensiva.

Muchas personas y familias, empezando por los grupos de alumnas del colegio, rezaron el Rosario uniéndose por zoom, hicieron cadenas de oración y ofrecieron misas,  plegarias y sacrificios. Así muchas de las pequeñas alumnas ofrecían sus menores trabajos y contratiempos  rogando por su recuperación.

Sus restos serán velados en el patio del colegio Buen Consejo, un espacio abierto a partir de las 17.  Hoy, a las 19.30 se rezará una misa por su alma en el mismo lugar.

A la misma hora, hoy a las 19.30 la comunidad de la parroquia de Nuestra Señora de Caacupé de la Villa 21, celebrará una misa, presidida por el padre Toto De Vedia por el eterno descanso del padre Pedro tan cercano a esta comunidad.

Mañana, se celebrará otra Eucaristía a las 9.30 en la basílica de Nuestra Señora del Pilar, del barrio de Recoleta.+

NOTICIAS RELACIONADAS