Jueves 1 de diciembre de 2022

"Estamos construyendo un mundo al revés y un país del revés", advirtió un obispo boliviano

  • 4 de octubre, 2022
  • La Paz (Bolivia) (AICA)
"Los inocentes son condenados y los culpables se las ingenian para quedar libre", lamentó el presidente del episcopado boliviano.
Doná a AICA.org

El obispo del Beni y presidente de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB), monseñor Aurelio Pesoa Ribera, cuestionó el avance de la reforma judicial y remarcó que nos quieren hacer creer que no existe una justicia manipulada y manoseada en el país.

En la misa dominical, desde la basílica Menor de San Francisco en la ciudad de La Paz, el obispo afirmó: “Estamos construyendo un mundo al revés y un país del revés, los inocentes son condenados y los culpables se las ingenian para quedar libres, en nuestro país no vemos una firme decisión de reforma de la justicia. Nos quieren hacer creer que no existe en Bolivia una justicia, manipulada y manoseada que hace que algunos tengan el privilegio de verse protegidos, a pesar de sus acciones, mientras otros son condenados, uno puede pensar, la justicia es pronta para unos y lerda para otros”, manifestó el obispo Pesoa.

El presidente de la CEB también habló sobre otros temas como la elección del Defensor del Pueblo, el incremento de los hechos de violencia, las injusticias hasta se refirió a la guerra en Ucrania.

Sobre la elección del Defensor del Pueblo, dijo que ese proceso de selección es un ejemplo de la falta de respeto a las normas democráticas.

“El espíritu de una verdadera democracia que consiste en gobernar para todos, está seriamente debilitada y hasta dañada”, manifestó.

Respecto a los hechos de violencia, el obispo advirtió que la violencia contra la mujer y la violencia entre hermanos está avanzando y los violentos tienen éxito.

Monseñor Pesoa reflexionó además sobre las injusticias que se registran en diferentes casos en el país. “El mundo y los bolivianos asistimos a este espectáculo con impotencia. Hay un grito contenido en la humanidad: basta de injusticias, basta de maldad, basta de acciones sin razón”, exclamó a tiempo de poner como ejemplo el despojo de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de la señora Amparo Carvajal.

El presidente del episcopado hizo referencia a la guerra en Ucrania, al lamentar la falta de humanidad que existe en el mundo.

Ante este panorama, el obispo alentó a la población a tener fe, a vivir con un sentido en la vida, pese a las adversidades.

“A nosotros hombres y mujeres creyentes, somos los que debemos hacer notar y hacer ver nuestra confianza, nuestra fe, en ese Dios que camina con nosotros”, subrayó.+