Viernes 1 de julio de 2022

Episcopado hondureño desmiente denuncias que dañan la reputación del Seminario Mayor

  • 31 de julio, 2018
  • Tegucigalpa (Honduras)
La Conferencia Episcopal de Honduras (CEH) por medio de un comunicado lamentó, este lunes 30 de julio, que haya trascendido una información que puso en duda la reputación del Seminario Mayor "Nuestra Señora de Suyapa", lugar donde se forman los sacerdotes del país, al señalar que se promueven prácticas contrarias a la moral y normas de la Iglesia, tal y como lo expresó National Catholic Register (NCR). "Con toda certeza y verdad afirmamos que no existe, ni ha existido, ni debe existir en el Seminario un ambiente como el que presenta el reportaje aludido de NCR" señala el comunicado.
Doná a AICA.org
La Conferencia Episcopal de Honduras (CEH) por medio de un comunicado lamentó, este lunes 30 de julio, que haya trascendido una información que puso en duda la reputación del Seminario Mayor "Nuestra Señora de Suyapa", lugar donde se forman los sacerdotes del país, al señalar que se promueven prácticas contrarias a la moral y normas de la iglesia, tal y como lo expresó National Catholic Register (NCR).

"Con toda certeza y verdad afirmamos que no existe, ni ha existido, ni debe existir en el Seminario un ambiente como el que presenta el reportaje aludido de NCR" señala el comunicado.

En el comunicado, la CEH expresa que "lamentamos la información del Sr. Edward Pentin del National Catholic Register (NCR), medio propiedad del canal EWTN, y que está en el origen de las informaciones que aparecen en diversos medios digitales del país y del exterior".

Agrega que esto "genera dolor y escándalo en aquellos a los que supuestamente se quiere defender. Con toda certeza y verdad, afirmamos que no existe, ni ha existido, ni debe existir en el Seminario, un ambiente como el que presenta el reportaje aludido de NCR, en el que da la impresión de que institucionalmente se promueven y sostienen prácticas contrarias a la moral y a las normas de la Iglesia, bajo la mirada complaciente de los señores obispos".

La CEH ruega especialmente a los sacerdotes que acrecienten su entrega y dedicación generosa al servicio del Evangelio de manera que, siguiendo su ejemplo, surjan vocaciones libres, maduras y sin miedo a servir.

"Rogamos a los seminaristas, actuales y futuros, vivir con ilusión su discernimiento, crecer en confianza, autenticidad y transparencia con sus obispos y formadores, y hacer ver honestamente en sus comunidades y parroquias las luces y sombras del seminario", añade el comunicado.

Asimismo, ruega a todos los feligreses acrecentar la oración por el Seminario Mayor y evitar toda clase de especulación que desconozca el respeto a la dignidad de obispos, seminaristas, formadores y de todos los que buscan realizar el proyecto de Dios.

Cabe recordar que Edward Pentin mediante el NCR, hizo público que "cerca de 50 seminaristas en Honduras protestaron contra un patrón extendido y arraigado de prácticas homosexuales en el seminario mayor de Tegucigalpa". Según el medio internacional, 48 seminaristas enviaron una carta sin firmar, en la que detallaban lo que afirman del Seminario.

"Estamos viviendo y experimentando un momento de tensión en nuestra casa. Esto, debido a situaciones gravemente inmorales, sobre todo, de homosexualidad activa dentro del seminario que ha sido un tabú todo este tiempo", dice la carta. Del mismo modo, afirmaron que la situación se ha convertido en una "epidemia en el seminario".

Solicitaron la ayuda de un obispo emérito
Los obispos agradecieron a Dios porque "la ilusión, la entrega y la dedicación de tantas personas en la sede del Seminario mayor, en cada una de las diócesis y parroquias, están dando fruto abundante". Sin embargo, advirtieron que no les sorprende que "en medio de ese fruto aparezca cizaña".

Para los obispos hondureños "es evidente que hay cizaña y maldad, sobre todo, en la elaboración de informes ?anónimos?; en el airear los mismos, mezclando datos, sospechas e interpretaciones; en el ignorar el seguimiento dado a los retos que se plantean".

"Hay cizaña en la debilidad afectiva y sexual, que todos nos afecta y que a puede generar actitudes y comportamientos inadecuados. Hay cizaña en el pesimismo estéril, en la mundanidad espiritual, en la búsqueda de formas de poder, de glorias humanas o bienestar económico", añadieron.

Los obispos reconocieron "que esas tentaciones nos afectan y que caemos en ellas. Pero reconocemos, igualmente, que la fuerza de Dios se manifiesta en nuestra debilidad".

En respuesta a las acusaciones anteriormente referidas, la CEH solicitó la ayuda de un obispo emérito en el continente. "Hemos solicitado la colaboración de un obispo emérito de nuestro continente. Así como con experiencia en el ámbito de la formación sacerdotal y que ya ha aceptado nuestra solicitud", dice el comunicado.

La acción formativa del Seminario Mayor
El presidente de la Conferencia Episcopal, monseñor Ángel Garachana, recuerda que el Seminario Mayor Nuestra Señora de Suyapa es una Institución interdiocesana que, aunque tiene su sede en la arquidiócesis de Tegucigalpa, está al servicio de la formación de los candidatos al sacerdocio de todas las diócesis de Honduras, a excepción de la diócesis de Comayagua.

En lo que respecta a la formación de los seminaristas, esta tarea la realizan desde 1997 la Congregación de Jesús y María (padres eudistas), de la Provincia de Colombia, a los que en los últimos años se han ido uniendo sacerdotes diocesanos hondureños. Por otra parte, la formación académica está atendida por un número importante de profesores, entre los que se encuentra el cardenal Rodríguez Maradiaga, sacerdotes, religiosas y laicos. Y, en último término, se lee en el comunicado, cada uno de los obispos de la Conferencia Episcopal son los responsables del proyecto formativo, del sostenimiento económico y del seguimiento del crecimiento humano, espiritual y pastoral de los seminaristas de las diócesis.

Por tanto, la Iglesia hondureña pide a los sacerdotes que acrecienten su entrega y dedicación generosa al servicio del Evangelio de manera que, siguiendo su ejemplo, surjan vocaciones libres, maduras y sin miedo a servir.

La Conferencia Episcopal ruega a los seminaristas, actuales y futuros, vivir con ilusión su discernimiento, crecer en confianza, autenticidad y transparencia con sus Obispos y formadores, y hacer ver honestamente en sus comunidades y parroquias las luces y sombras del Seminario.

Finalmente, expresaron, "rogamos a todos acrecentar la oración por nuestro Seminario Mayor y evitar toda clase de especulación que desconozca el respeto a la dignidad de obispos, seminaristas, formadores y de todos los que, con limitaciones y fallos, buscamos realizar el proyecto del Señor".+