Viernes 3 de febrero de 2023

El Papa a los nuevos obispos: Den testimonio auténtico de Dios y del Evangelio

  • 14 de septiembre, 2017
  • Ciudad del Vaticano
"Su misión no es llevar ideas o proyectos propios, ni soluciones abstractas, sino humildemente, sin protagonismos o narcisismos, ofrecer su testimonio concreto de unión con Dios, sirviendo al Evangelio", dijo el papa Francisco esta mañana al recibir a los participantes del Curso Anual de Formación para nuevos obispos que, con el lema "Maestros de discernimiento", comenzó el miércoles 6 de septiembre, y del que participan cinco obispos argentinos.
Doná a AICA.org
"Su misión no es llevar ideas o proyectos propios, ni soluciones abstractas, sino humildemente, sin protagonismos o narcisismos, ofrecer su testimonio concreto de unión con Dios, sirviendo al Evangelio", dijo el papa Francisco esta mañana al recibir a los participantes del Curso Anual de Formación para nuevos obispos que, con el lema "Maestros de discernimiento", comenzó el miércoles 6 de septiembre, y del que participan cinco obispos argentinos.

Los nuevos prelados argentinos son: monseñor Héctor Luis Zordán M.SS.CC., obispo de Gualeguaychú; monseñor Ricardo Orlando Seirutti, obispo auxiliar de Córdoba; monseñor Oscar Eduardo Miñarro, obispo auxiliar de Merlo-Moreno; monseñor Jorge Eduardo Scheinig, obispo auxiliar de Mercedes-Luján; y monseñor Gabriel Mestre, obispo de Mar del Plata.

Ayer, el día previo a la culminación del encuentro con el Santo Padre, los obispos realizaron una jornada de retiro espiritual con meditaciones a cargo del padre Raniero Cantalamessa en el Santuario del Divino Amor.

El papa Francisco pidió a los nuevos prelados "que tengan escrupulosamente ante sus ojos a Jesús y la misión que no era suya sino del Padre, y ofrezcan a la gente cuanto Él ha sabido dar, es decir, la posibilidad de encontrar personalmente a Dios, de escoger su camino y de progresar en su amor".

El hombre "recordó Francisco- "continúa gritando la necesidad de ser ayudado a afrontar las dramáticas cuestiones que lo atormentan, de ser paternalmente guiado en el recorrido no obvio que lo desafía, de ser iniciado en el misterio de la propia búsqueda de vida y felicidad".

El pontífice se refirió al tema del Curso de este año: El discernimiento espiritual y pastoral. En este sentido, el obispo de Roma les ofreció algunas reflexiones sobre este tema tan importante en nuestros días. "Es precisamente mediante el auténtico discernimiento "precisó el Papa" que Pablo presenta como uno de los dones del Espíritu y Santo Tomás de Aquino llama ´la virtud superior que juzga según aquellos principios superiores´, que podemos responder a las necesidades del hombre de hoy".

El Santo Padre afirmó que es el Espíritu Santo es el que otorga discernimiento y por eso habló de la necesidad de "ser conscientes de tal gran don", del cual "con gran gratitud somos perennes servidores".

"Solo quien es guiado por Dios tiene el título y la autoridad para ser propuesto como guía de los demás. Puede administrar y hacer crecer en el discernimiento solo a quien tiene familiaridad con este maestro interior que, como una brújula, ofrece los criterios para distinguir, para sí y los demás, los tiempos de Dios y de su gracia".

El Papa manifestó que el obispo "no puede dar por descontado la posesión de un don tan alto y trascendente como si fuese un derecho adquirido, sin decaer en un ministerio privado de fecundidad". "Es necesario continuamente implorarlo como condición primaria para iluminar cada sabiduría humana, existencial, psicológica, sociológica, moral de la que servirnos en la tarea de discernir las vías de Dios para la salvación de aquellos que nos han sido confiados".

Francisco, resumió este aspecto explicando que "el discernimiento nada en el corazón y en la mente del obispo a través de su oración, cuando pone en contacto a las personas y las situaciones que les confía la Palabra pronunciada por el Espíritu".

Pero este discernimiento es siempre "una acción comunitaria que no prescinde del parecer de sus presbíteros y diáconos, del pueblo de Dios y de todos los que pueden ofrecerle una contribución útil".

Otro de los consejos que ofreció fue "cultivar una actitud de escucha, creciendo en la libertad de renunciar al propio punto de vista (cuando se muestra parcial e insuficiente) para asumir el de Dios".

Por tanto, "discernir significa humildad y obediencia" y es un "remedio al inmovilismo del ´si está siempre hecho así´ o del ´tomemos tiempo´". "No os dejéis aprisionar por la nostalgia de poder tener una sola respuesta a aplicar en todos los casos".

También les pidió tener "una delicadeza especial con la cultura y la religiosidad del pueblo". "Un carisma, donado a la comunidad de los creyentes, no puede no ser reconocido, interpelado o recogido en el camino ordinario del discernimiento de los Pastores".

Francisco les exhortó a prestar especial atención a los jóvenes, las familias y los sacerdotes, así como a "aquellos que tienen la posibilidad de guiar la sociedad" para que encuentren en ellos "el buen testimonio" de la Palabra de Dios.

» Texto completo del discurso