Viernes 7 de octubre de 2022

"El guardia suizo es un cristiano con una fe genuina"

  • 4 de mayo, 2015
  • Ciudad del Vaticano
"Un Guardia Suizo es una persona que verdaderamente quiere seguir al Señor Jesús y que ama especialmente a la Iglesia; es un cristiano con una fe genuina" dijo el papa Francisco al recibir esta mañana a los nuevos reclutas de la Guardia Suiza Pontificia que jurarán la bandera el 6 de mayo.
Doná a AICA.org
"Un Guardia Suizo es una persona que verdaderamente quiere seguir al Señor Jesús y que ama especialmente a la Iglesia; es un cristiano con una fe genuina" dijo el papa Francisco al recibir esta mañana a los nuevos reclutas de la Guardia Suiza Pontificia que jurarán la bandera el 6 de mayo.

"Nadie tiene amor más grande que aquel que da la vida por sus amigos". En la historia de la Iglesia, muchos hombres y mujeres han aceptado la llamada de este gran amor. Los Guardias Suizos que lucharon durante el saqueo de Roma y dieron su vida por la defensa del Papa, siguieron esta llamada. Y responder con dedicación a esta llamada significa seguir a Cristo", expresó el Santo Padre a los militares.

"En los Ejercicios Espirituales San Ignacio de Loyola, que en su juventud había sido un soldado -relató Francisco- habla de la "llamada del Rey", es decir de Cristo, que quiere construir su reino y elige a sus colaboradores. El Señor quiere construir su Reino con la ayuda de los hombres. Y necesita personas decididas y valientes. Al mismo tiempo, Ignacio compara el mundo a dos campamentos militares, uno con el estandarte de Cristo y el otro con el estandarte de Satanás. Sólo hay estos dos campos. Para el cristiano, la elección está clara: sigue el estandarte de Cristo".

"Cristo es el verdadero Rey. Él va adelante, y sus amigos lo siguen. Un soldado de Cristo participa en la vida de su Señor. Esta es también su llamada: asumir las preocupaciones de Cristo, ser sus compañeros -subrayó el Pontífice- Así aprenderán día a día a "sentir" con Cristo y con la Iglesia. Un Guardia Suizo es una persona que verdaderamente quiere seguir al Señor Jesús y que ama especialmente a la Iglesia; es un cristiano con una fe genuina.

Todo esto, queridos jóvenes, como todos los cristianos, lo pueden vivir gracias a los sacramentos de la Iglesia, con la participación asidua en la misa y la confesión frecuente. Pueden vivirlo leyendo todos los días el Evangelio. Les digo también a ustedes lo que digo a todos: tengan siempre a mano un pequeño Evangelio, para leerlo apenas tengan un momento de tranquilidad. También los ayuda su oración personal, especialmente el Rosario, durante las "guardias de honor." Y los ayuda el servicio a los pobres, a los enfermos, a los que necesitan una buena palabra".

El Papa recordó que cuando los Guardias Suizos encuentran a la gente, a los peregrinos, les transmiten "con su amabilidad y competencia este "gran amor" que viene de la amistad con Cristo. De hecho -exclamó- ustedes, los Guardias Suizos son ¡la "cara" de la Santa Sede! Les doy las gracias y los aliento a seguir siendo así".

"Sé que su servicio es arduo- concluyó- . Cuando hay tareas adicionales, siempre podemos contar con la Guardia Suiza. Les doy las gracias con afecto y les expreso mi gran aprecio por todo lo que hacen por la Iglesia y por mí, como Sucesor de Pedro".

Bendición de la nueva bandera de la Guardia Suiza
El viernes 1 de mayo por la tarde, el cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado de la Santa Sede, celebró una misa en la iglesia de Santa María en Campo Santo que St Hesse en la que bendijo la nueva bandera del cuerpo de la Guardia Suiza.

Después de la celebración eucarística, se realizó una ceremonia militar en el patio de la Guardia Suiza, y para gran sorpresa de todos los presentes, el papa Francisco se hizo presente en esa ocasión tan especial para el cuerpo militar papal.

La ceremonia concluyó con una cena en la cafetería del regimiento, acompañada con espectáculo musical para toda la familia de la guardia.+