Martes 24 de mayo de 2022

El Episcopado colombiano no se olvida de la religiosa secuestrada en Malí

  • 28 de marzo, 2017
  • Bogotá (Colombia) (AICA)
"No hemos olvidado a la hermana Gloria Cecilia Narváez, seguimos orando por ella, pidiendo por su familia, por su comunidad y estamos atentos a las acciones que se puedan adelantar para lograr noticias y un pronto regreso a su comunidad", señaló el obispo auxiliar de Medellín y secretario general de la Conferencia Episcopal de Colombia, monseñor Elkin Fernando Álvarez Botero.
Doná a AICA.org
"No hemos olvidado a la hermana Gloria Cecilia Narváez, seguimos orando por ella, pidiendo por su familia, por su comunidad y estamos atentos a las acciones que se puedan adelantar para lograr noticias y un pronto regreso a su comunidad", señaló el obispo auxiliar de Medellín y secretario general de la Conferencia Episcopal de Colombia, monseñor Elkin Fernando Álvarez Botero.

El prelado reiteró el llamado a "la libertad, al respeto de su dignidad humana y de su condición de religiosa que ha estado entregada completamente al servicio de los más necesitados en esa tierra de Misión".

El secuestro de la religiosa, perteneciente a la Congregación Hermanas Franciscanas de María Inmaculada, se produjo el pasado 7 de febrero, en la aldea de Karangasso, cerca de Koutiala, unos 400 kilómetros al este de Bamako en la República de Malí, África Occidental, cuando cuatro hombres con armas de fuego, que dijeron ser yihadistas, irrumpieron en el orfanato de la congregación. Otras tres religiosas, hermanas de la comunidad, resultaron ilesas.

Por otra parte los obispos de Mali pusieron en marcha "varios llamamientos a través de los medios de comunicación para impulsar la búsqueda de un contacto con los secuestradores", explicó el padre Edmond Dembele, secretario general de la Conferencia Episcopal de Malí.

"La diócesis de Karangasso también está tratando de encontrar intermediarios para buscar un contacto con los secuestradores, o convocando a quienes puedan ofrecer pistas concretas, llamando al mismo tiempo, a la comunidad de los fieles a intensificar su oración por la liberación de la hermana Cecilia", explicó el padre Dembele.

Asimismo la hermana Luz María Quiceno, superiora provincial de las Hermanas Franciscanas, pidió a los católicos a no cesar en la oración pidiendo a Dios que a los secuestradores se les conmueva el corazón y liberen pronto a la hermana Gloria Cecilia.

Sobre los esfuerzos que se están realizando por la libertad de la hermana, la hermana Quiceno dijo que se cuenta con el apoyo de la policía colombiana, que envió a África algunos de sus efectivos, y de la cancillería colombiana, así como la embajadora de Colombia en Ghana, Claudia Turbay Quintero, han estado pendientes de la situación.

Asimismo la Congregación de las Hermanas Franciscanas de María Inmaculada continúa con la campaña de oración a través de las redes sociales, con el ´hashtag´ #DiosTeQuiereLibreHnaGloria, pidiendo por la libertad de la religiosa colombiana.+