Jueves 7 de julio de 2022

Enérgica condena del Celam y la Remam por el asesinato de líder indígena hondureño

  • 13 de enero, 2022
  • Tegucigalpa (Honduras) (AICA)
Ambos organismos expresaron su repudio por el asesinado del lenca Gustavo Rodríguez Vega, defensor de los Derechos Humanos, perpetrado el 9 de enero.
Doná a AICA.org

El presidente del Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam), monseñor Miguel Cabrejos Vidarte y el presidente de la Red Eclesial Ecológica Mesoamericana (Remam), monseñor Gustavo Rodríguez Vega, condenan “de la manera más enérgica” el asesinato del líder indígena lenca hondureño Pablo Hernández”.

Pablo Isabel Hernández, defensor de derechos humanos y agente pastoral hondureño, fue asesinado el domingo 9 de enero en el municipio de San Marcos de Caiquín, departamento de Lempira. “Unos hombres desconocidos le dispararon por la espalda mientras se dirigía hacia la iglesia, de la cual era un activo agente pastoral”, informó la red de Iglesias y Minería.

En un comunicado conjunto, tanto el Celam como la Remam reconocen que “Pablo era un hombre de Dios, que amaba a su familia, amaba a los suyos y respetaba y hacía respetar la ‘Casa Común’”. La mañana del domingo en que fue asesinado se dirigía, justamente, a la comunidad donde iba a realizar una celebración de la Palabra.

En su mensaje, los organismos de la Iglesia latinoamericana hacen llegar sus condolencias a su esposa, hijos y familiares, así como a sus amigos y compañeros. “También, hacemos llegar nuestro apoyo al pueblo de Honduras, víctima de poderosas redes criminales que han convertido al país en el quinto del mundo que más ha sufrido asesinatos de defensores del ambiente”.

Las voces del Celam y la Remam se unen a las de otras instituciones y organismos internacionales, y a los del propio pueblo hondureño, que ante el crimen perpetrado contra este defensor de los derechos humanos y ambientales, claman justicia: “exigimos a las autoridades competentes el pronto esclarecimiento de este vil crimen, así como el sometimiento a la justicia penal de los responsables y la inmediata ejecución de medidas de protección para los activistas del movimiento social, ambiental y de derechos humanos de Honduras”.

La Oficina en Honduras del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Oacnudh), la Unión Europea y Estados Unidos también condenaron el crimen.

Hernández era reconocido en su comunidad por promover los derechos de su pueblo. Desempeñó diversas responsabilidades:  fue director de la Radio Comunitaria Tenán, Alcalde Mayor de la Auxiliaría de la Vara Alta de Caiquín, presidente de la Red de Agroecólogos de la Biósfera Cacique Lempira y promovió la creación de la Universidad Indígena Lenca y de los Pueblos. Desde la radio cuestionó a la administración local de San Marcos de Caiquin.

Es el primer líder indígena asesinado en 2022, por lo que la Oacnudh pidió realizar una investigación “pronta, exhaustiva e independiente que incluya entre sus líneas de investigación la labor de defensa de derechos humanos que ejercía Hernández”. Algo que se repite dolorosamente en Honduras y en Centroamérica.

En otra de sus facetas, Hernández dirigía y transmitía el programa “Voces contra el olvido”, del Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras. Esto le valió vivir constantemente en una situación de riesgo y de amenazas, así como de atentados a la estación Radio Tenán, La Voz Indígena Lenca.

La Asociación de Medios Comunitarios en Honduras indicó en un comunicado que el asesinato de Hernández “lo consideramos un atentado más a la libertad de expresión y la defensa de los derechos humanos (por los que) nuestro compañero Pablo Hernández trabaja con compromiso y dedicación”.

“Este asesinato se suma a los 10 de personas defensoras documentados por la Oficina en 2021 y que las autoridades deben también investigar y sancionar. Debe garantizarse la verdad, justicia y reparación de las víctimas por estos crímenes”, añadió la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas en Honduras.

Las estaciones de radio comunitarias y el periodismo comunitario sirven en países como Honduras de contrapeso informativo frente a los medios oficiales y actúan en favor de los derechos humanos de quienes no tienen voz.+