Domingo 17 de octubre de 2021

Obispos latinoamericanos rezan por el Card. Maradiaga, Covid positivo

  • 5 de febrero, 2021
  • Tegucigalpa (Honduras) (AICA)
El arzobispo de Tegucigalpa, de 78 años, se mantiene estable en su estado de salud. El presidente del Celam exhortó a orar por el restablecimiento del purpurado hondureño.
Doná a AICA.org

El padre Juan Ángel López portavoz de la arquidiócesis de Tegucigalpa (Honduras) confirmó que la salud del arzobispo, cardenal Oscar Andrés Rodríguez Maradiaga, positivo al Covid-19 está estable y sigue internado en una clínica privada donde está recibiendo toda la atención disponible para su cuidado, considerando que es diabético. 

El padre Juan Ángel recordó que el cardenal había presidido la misa del domingo a las 6:30, como acostumbra,  desde la basílica de Nuestra Señora de Suyapa, pero después de esta celebración, afirmó el sacerdote, “se sintió un poco débil, en base a su estado de salud decidió no presidir la Eucaristía en la fiesta de la Patrona de Honduras, la Virgen de Suyapa, y le pidió al nuncio apostólico, monseñor Gábor Pintér, que se encargara de presidirla él. 

A pesar de sentirse débil, el purpurado siguió su intensa agenda con el mismo ritmo de siempre, explicó el sacerdote a los periodistas. Hasta que sintió un poco de fiebre, entonces se tomó la decisión junto con sus médicos de mejor internarlo para hacerle los estudios pertinentes”, afirmó el sacerdote.

Como señaló el padre Juan Ángel, el coronavirus está golpeando a muchos, y “que el pastor esté padeciendo lo mismo que las ovejas pues nos indica que el Pastor tiene olor a oveja”. El portavoz de la arquidiócesis pidió oraciones por el cardenal, por todo el personal sanitario, que en Honduras ya han muerto más de 72 médicos.

Según contó el sacerdote, el cardenal Rodríguez Maradiaga, con quien pudo hablar ayer, le comentó que es un contagiado y “lamentablemente se suma a la inmensa cantidad de contagios que hay en el país”. 

El padre Juan Ángel recordó que el cardenal está en las mejores manos, en primer lugar, está protegido y está en las manos de la Virgen de Suyapa, y en las manos de Ella, dijo el sacerdote, todo el mundo está bien cuidado. Pidió que quien tiene aprecio por la vida de una persona que sacó en alto el nombre de Honduras, refiriéndose al purpurado, que oren, acompañándole con la oración.

Por su parte el padre Carlomagno Núñez, vicario general de la arquidiócesis de Tegucigalpa, dijo que el cardenal está evolucionando y está bastante mejor, se mantiene estable. 

El doctor Jorge Rodríguez, sobrino del cardenal quien estuvo pendiente del purpurado hasta el último detalle, confirmó que no obstante, esta enfermedad es imprevista, ayer en la tarde, ya estaba tomando sus alimentos, y se mantenía estable. Dijo a la población de estar tranquilos y mantenerse en oración.

El CELAM exhorta a orar por la salud del purpurado hondureño
El presidente del Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam), monseñor Miguel Cabrejos Vidarte, convocó a la Iglesia en América Latina y el Caribe a la oración por el restablecimiento de la salud del cardenal Oscar Andrés Rodríguez Maradiaga, diagnosticado con Covid-19 y cuya vida encomendamos en la plegaria que nos une tanto en la alegría como en la fragilidad.

Actualmente el cardenal Rodríguez Maradiaga es el presidente del Consejo Directivo de la I Asamblea Eclesial de América Latina y El Caribe sobre Aparecida “Memoria y Desafíos”. También participa activamente como Ccordinador del Consejo de Obispos asesores del Centro Pastoral para la Gestión del Conocimiento.

Su vida ha estado muy ligada al Celam, donde ofreció su servicio desde diferentes instancias de liderazgo: delegado de Honduras ante el Celam entre 1979 y 1987; miembro de la Comisión Episcopal del Departamento de Educación, entre 1979 y 1981; responsable de la Sección de Pastoral Juvenil, entre 1981 y 1985; presidente del Departamento de Vida Consagrada, entre 1985 y 1987; secretario general, entre 1987 y 1991; responsable del Secretariado de la Pastoral de la Movilidad Humana, entre 1987 y 1991; presidente del Comité Económico, entre 1991 y 1995; presidente del Celam, entre 1995 y 1999; presidente del Departamento de Justicia y solidaridad entre 2003 y 2007. 

Nació en Tegucigalpa-Honduras, el 29 de diciembre de 1942. Hizo su profesión religiosa con los salesianos de Don Bosco el 3 de mayo de 1961. Se ordenó sacerdote el 28 de junio de 1970. Ocho años después se convirtió en obispo el 8 de diciembre de 1978. El 21 de enero de 2001 fue creado cardenal.+