Viernes 18 de septiembre de 2020

Egipto: Confirman la pena de muerte para el monje que asesinó al obispo

  • 10 de julio, 2020
  • El Cairo (Egipto) (AICA)
La Corte Suprema egipcia confirmó la sentencia de muerte para el ex monje copto condenado por el asesinato del obispo abad Anba Epiphanios en 2018. El segundo atacante fue condenado a cadena perpetua.

La Corte Suprema de Casación de Egipto confirmó la sentencia de muerte pronunciada en los procedimientos judiciales anteriores contra Wael Saad Tawadros, el ex monje egipcio copto ortodoxo condenado por el asesinato de Anba Epiphanios, el obispo abad asesinado el 29 de julio de 2018 en el monasterio de San Macario, en la región de Wadi Natrun.

En cambio, el Tribunal de Casación sentenció al monje Falta'os al-Makari a cadena perpetua como cómplice del mismo delito, cancelando la sentencia de muerte que el Tribunal Penal de Damanhur le había impuesto anteriormente.

Las dos condenas a pena de muerte anteriores habían sido emitidas por el Tribunal Penal de Damanhur el 23 de febrero de 2019, y el 24 de abril de 2019 habían recibido el nihil obstat del Mufti de Egipto, la autoridad religiosa islámica a cargo de emitir las fatwas (opiniones legales basadas en la Sharia) sobre temas relevantes. En Egipto, una sentencia de muerte no puede considerarse definitiva a menos que sea aprobada por el Mufti.

La primera doble sentencia de muerte fue definida inmediatamente como "una catástrofe" por Anba Agathon, obispo ortodoxo copto de Maghagha. 

El obispo Agathon había invitado inmediatamente a orar por los dos condenados, y había sugerido que se presentara la apelación lo antes posible para un nuevo juicio.

El asesinato del obispo Epiphanios, abad del monasterio de San Macario, representó un verdadero trauma para toda la comunidad copta y en particular para los entornos monásticos. Según lo que se reconstruyó durante las investigaciones, surgieron disputas entre el abad asesinado y los dos condenados por cuestiones económicas y por varias violaciones de las reglas monásticas por parte de ambos monjes (uno de los cuales, Wael Saad Tawadros, después del asesinato fue despojado del hábito monástico al final de un largo proceso canónico).

Durante el juicio -según informa la Agencia Fides- los dos acusados continuaron proclamándose inocentes, y también se retractaron de confesiones de culpa anteriores que, según ellos, habrían sido extraídas a través de la presión psicológica de los órganos de investigación.

En la madrugada del domingo 29 julio de 2018, el cuerpo del abad Epiphanius fue encontrado en un charco de sangre, dentro del monasterio, en el camino que conduce desde su celda a la iglesia donde el obispo iba a comenzar el día con las oraciones de la mañana, antes de la misa dominical. El obispo tenía 64 años y procedía de Tanta. Era licenciado en medicina. Anba Epiphanius entró en el monasterio de San Macario, en la región de Wadi Natrun, en 1984 y fue ordenado sacerdote en 2002. Investigador y académico, había trabajado en la traducción del griego al árabe de varios libros de la Biblia, entrelazando relaciones intensas de amistad y comunión también con comunidades monásticas surgidas dentro de otras confesiones cristianas+