Jueves 2 de diciembre de 2021

Darío Grandinetti: "Todos estamos fascinados con Francisco"

  • 9 de septiembre, 2015
  • Buenos Aires (AICA)
El jueves 10 de septiembre se estrenará la primera ficción basada en la vida de Jorge Bergoglio, encarnado por Darío Grandinetti. El actor contó en un encuentro con periodistas lo que sintió al interpretar al obispo de Roma en "Francisco: el padre Jorge". También la periodista Elisabetta Piqué, autora de la biografía en la que se inspira el filme, participó del encuentro y destacó algunos aspectos de este pontificado.
Doná a AICA.org
El jueves 10 de septiembre se estrenará en las salas de cine del país la primera ficción basada en la vida de Jorge Bergoglio, encarnado en esta cinta por Darío Grandinetti. El actor contó en un encuentro con periodistas lo que sintió al interpretar al obispo de Roma en "Francisco: el padre Jorge".

El largometraje, dirigido por Beda Docampo Feijóo, recorre la vida del Pontífice desde su adolescencia, cuando descubre su vocación religiosa, hasta que es elegido Papa en el cónclave de 2013. El filme presenta escenas de su tarea pastoral, su opción por los humildes y su lucha contra la corrupción, la pobreza, la prostitución, la explotación laboral y la droga.

Darío Grandinetti protagoniza la película acompañado por la actriz española Silvia Abascal, que interpreta a una periodista con quien Bergoglio traba una cordial relación. El reparto se completa con Leonor Manso, Laura Novoa, Leticia Bredice, Carola Reyna, Jorge Marrale, Alejandro Awada, Pablo Brichta y Gabriel Gallicchio, entre otros.

"Es un líder político mundial"
Reunido con periodistas de diversos medios, Grandinetti elogió las actitudes del Papa. "Todo el tiempo está citando como ejemplo a Jesús, a la Virgen, y hablando de cosas comunes, cercanas a la vida de la gente", resaltó.

El intérprete de Bergoglio reconoció haber visto la película "de pasada", y que aún no es consciente de lo que este papel significa para su carrera artística. "Estoy en un mayor grado de exposición, por tratarse de una figura en su apogeo; además, nosotros los actores estamos acostumbrados a la crítica, a la exposición y a que mucha gente no le guste lo que hacemos", observó.

Para Grandinetti, el Bergoglio Papa "es un líder político mundial", y "su manera de hacer política es muy llamativa, y por eso todos están fascinados con él".

En otro tramo de la charla, el actor adelantó que la cinta que llegará a los cines argentinos el jueves 10 de diciembre presenta la preocupación del Papa por el dolor que genera el drama del aborto. "La película habla del tema, y Bergoglio, antes de ser Papa, se manifiesta al respecto. La película tiene una coincidencia con lo que acaba de expresar", dijo en relación al permiso dado por el pontífice para que todos los sacerdotes absuelvan a los pecadores arrepentidos durante el Jubileo de la Misericordia.

El personaje principal también dijo que, de ver al Papa ahora, volvería a decirle lo que le expresó al saludarlo en Roma: "Entonces le dije que hacía esto con mucho respeto y con mucha admiración".

El poder como servicio
El guión de la película está basado en el libro Francisco, vida y revolución, de Elisabetta Piqué, periodista argentina corresponsal en el Vaticano y muy cercana al cardenal Bergoglio durante los últimos 15 años. De paso por Buenos Aires, la biógrafa del pontífice habló sobre el reflejo que el largometraje hace de su libro.

"Creo que la película refleja muy bien la historia del padre Jorge, y que no llega casualmente a ser Papa y pedir luego una Iglesia pobre para los pobres. Hay una sustancia, una coherencia que se mantiene, porque Bergoglio concibe el poder como un servicio", definió.

Para Piqué, el mensaje de Francisco es el de una Iglesia que incluya y sea exclusiva de "unos pocos y puros". Al respecto agregó: "La revolución de la que habla Francisco es la de seguir a Jesús. Propone un giro copernicano y seguir el Evangelio. Él tiene una visión de Iglesia como hospital de campaña, que sale en búsqueda de los heridos para sanarlos".

La corresponsal de La Nación contó cómo fue sumergiéndose en la vida de Bergoglio desde que lo conoció allá por 2001, cuando el arzobispo de Buenos Aires viajó a Roma para ser creado cardenal por Juan Pablo II.

"Yo entonces no sabía absolutamente nada de él, excepto que era jesuita. Enseguida me di cuenta de que estaba delante de alguien que no era un cardenal que miraba desde arriba. Era una persona que respondía con una claridad y un estilo directo. Era una persona simple, humilde, y a los tres días de realizarle la entrevista me llamó a mi casa el padre Bergoglio para decirme gracias. ¡Que a un periodista alguien lo llame para felicitarlo es raro!", relató la periodista.

La autora de Francisco, vida y revolución considera que el film no omite la relación con la política. "Vendrán otras películas que hablen detalladamente sobre el tema, pero ésta refleja lo más importante: la actitud de no tener miedo ante el poder y estar cerca de los pobres, de los últimos. Es una película que muestra a un personaje que incluso era desconocido acá, porque muchos ignoran este pasado", opinó.

Entre Bergoglio y Piqué se generó una relación cordial, que la película rescata a través del personaje de la actriz española Silvia Abascal. "Luego del primer contacto, lo llamaba cada vez que venía a Roma. Luego escribí un libro sobre Irak y Afganistán, y se lo acerqué a la curia de Buenos Aires, y fuimos manteniendo el diálogo. En el cónclave de 2005 yo estaba embarazada, me bautizó dos hijos? en cierto sentido, la periodista española de la película es un alter ego mío", definió.

Finalmente, para la corresponsal en Roma las categorías de "progresista" o "conservador" no funcionan con Francisco. "Alguien lo dijo hace poco: él no es progresista ni conservador; él es cristiano. Él es un jesuita que sigue a Jesús, y que tiene muy claro hacia dónde va. Va a una Iglesia pobre para los pobres, que no esté condenando, sino acompañando".+