Miércoles 25 de mayo de 2022

Coronavirus: "No salgan, quédense en sus casas", exhortó el patriarca caldeo

  • 18 de marzo, 2020
  • Bagdad (Irak) (AICA)
Mensaje del cardenal Louis Raphael Sako, a los fieles en el que recomienda que permanezcan en sus casas y sigan los métodos de prevención.
Doná a AICA.org

“Vivimos un momento trágico y difícil” por la rápida difusión del coronavirus en muchos países, con “un continuo aumento de víctimas” y graves daños para la vida económica y social entre las personas se difunden “pánico y ansia”, destaca el primado caldeo, cardenal Louis Raphael Sako, en un mensaje a los fieles en el que recomienda que permanezcan en sus casas y sigan los métodos de prevención.



Según recuerda AsiaNews, ya hace tiempo que la Iglesia caldea se puso en guardia frente a la pandemia de Covid-19, definida por el auxiliar de Bagdad “peor que una guerra”. De aquí la cancelación al público de las misas, pero relanzadas en las redes sociales y de las principales celebraciones de Cuaresma.



A causa de la falta de “medidas rígidas” para contener la difusión del virus “como la clausura de las fronteras o la puesta en cuarentena de las personas”, la epidemia se está ensanchando con 154 casos, 11 víctimas y 32 personas curadas. Por esto, prosigue, es importante “permanecer en casa” sin esperar una orden del gobierno. “No salgan de casa -advierte el purpurado- sino cuando es necesario” entre las paredes domésticas recen “para que termine la epidemia” encendiendo una vela delante del ícono de la Virgen María” o “san José en su fiesta el 19 de marzo” como lo pidió el papa Francisco.



Para las víctimas, concluye el cardenal Sako, “no hay funerales ni misas públicas”, el cuerpo “es llevado a la iglesia con un número limitado de personas”, el sacerdote reza y luego lo llevan al cementerio. La misa pública “podrá ser celebrada una vez que termine la crisis”, mientras “nosotros del Patriarcado recordaremos su nombre en la misa matutina de las 8, que es transmitida en directo”.



La emergencia coronavirus no se refiere sólo a Irak -e Irán, epicentro de la epidemia- sino que se ensancha en todo el Medio Oriente.



El vicario apostólico de Arabia meridional (Emiratos Árabes, Omán y Yemen), monseñor Paul Hinder, aceptó la invitación de las autoridades y suspendió los servicios de oraciones y las misas en los EAU y en Omán, disponiendo la clausura de los lugares de culto. Las disposiciones entraron en vigor el 16 de marzo pasado y tendrán la duración de al menos un mes, en espera de verificar los desarrollos sobre la difusión de la epidemia.



“Debemos entender -señaló monseñor Hinder- la criticidad de la situación” y “aunque si no pueden estar presentes físicamente, todos ustedes pueden participar en modo espiritual en la Eucaristía” que “los invito a seguir a través de los medios electrónicos”



Mientras tanto en la región continúa creciendo el saldo de los contagios y de las víctimas: Irán, la nación más afectada, contó más de 135 víctimas en las últimas 24 horas. Según cuanto refiere el ministerio de la Salud los casos confirmados de infección son más de 16 mil. Teherán libró a 85 mil prisioneros para evitar la difusión del virus en las cárceles.



En Turquía el número de los casos aumentó a 98 y se registra la primera víctima. Los ciudadanos que vuelven de 9 naciones deberán ser sometidos a cuarentena. En Qatar se registran 439 casos, cero víctimas y 4 curados. Arabia Saudita dispuso la clausura de todas las mezquitas, a excepción de las 2 más importantes en la Meca y en Medina. En el reino wahabita hay 171 contagiados, víctimas cero y 6 personas curadas. La única nación que registró un muerto es Bahrein, con un total de 227 casos. Jordania anunció a partir de hoy la prohibición de desplazamiento entre las provincias e invita a los ciudadanos a permanecer en casa. +