Miércoles 1 de diciembre de 2021

Cien mil jóvenes chilenos peregrinaron al Santuario de Santa Teresa de los Andes

  • 20 de octubre, 2014
  • Santiago (Chile) (AICA)
El obispo auxiliar de la arquidiócesis de Santiago, Chile, monseñor Galo Fernández presidió, este sábado 18 de octubre, la Eucaristía con la que concluyó la 24º peregrinación al Santuario de Santa Teresa de Los Andes, impulsada desde hace 24 años por la Vicaría de la Esperanza Joven del arzobispado de Santiago. Luego de expresar su alegría al "ver llegar jóvenes de lugares y realidades tan diversas hasta el Santuario de Teresita, porque en el camino no importa de dónde vengo, sino que somos hermanos", el obispo se refirió a que este año el tema central fue caminar por las intenciones de la familia, resaltando la importancia de ésta en la formación de las personas.
Doná a AICA.org
El obispo auxiliar de la arquidiócesis de Santiago, Chile, monseñor Galo Fernández, presidió este sábado 18 de octubre, la Eucaristía con la que concluyó la 24º peregrinación al Santuario de Santa Teresa de Los Andes, impulsada desde hace 24 años por la Vicaría de la Esperanza Joven del arzobispado de Santiago.

Luego de expresar su alegría al "ver llegar jóvenes de lugares y realidades tan diversas hasta el Santuario de Teresita, porque en el camino no importa de dónde vengo, sino que somos hermanos", el obispo se refirió a que este año el tema central fue caminar por las intenciones de la familia, resaltando la importancia de ésta en la formación de las personas.

"Invitamos a caminar con nuestras familias en el corazón. Ellas son espacio sagrado en donde se revela el amor incondicional, la importancia de la ternura, del compartir y del compromiso", expresó el pastor. Sin embargo, añadió, también son espacios de humanidad donde aparecen heridas y quiebres. "Traemos de igual modo dolores por ausencias, enfermedades, desencuentros y tantas historias; y tal vez por lo mismo las familias son espacios de aceptación y de perdón", dijo.

En ese sentido, llamó a los jóvenes a "celebrar la vida y buscar siempre reencuentros en nuestras propias familias, pero también en las familias de nuestro entorno, de nuestro barrio, porque el amor es difusivo, está llamado a irradiar", manifestó.


Peregrinación

Sin importar las bajas temperaturas, a las 4 de la madrugada, desde Santiago y de otras regiones del país, empezaron a llegar los peregrinos a la Hacienda de Chacabuco, lugar desde donde se da inicio a la caminata. A las 5.20 de la mañana comenzaron las liturgias de envío hacia el camino.

Los peregrinos fueron principalmente jóvenes de distintos orígenes y contextos, agrupados y acompañados de sacerdotes y religiosas de las parroquias o los colegios, o de otras instituciones, como los de las escuelas de gendarmería y de Carabineros, también se vieron familias con bebés en cochecitos o a caballo. Los 27 kilómetros se hicieron más livianos, sin duda, por la entusiasta recepción y el gran ánimo que les brindaron en las 14 estaciones a cargo de movimientos, pastorales o vicarías.

Los organizadores, la gobernadora provincial de Los Andes, María Victoria Rodríguez y también Carabineros estimaron la concurrencia en unos 100.000, 10.000 más que el año anterior.

El padre Francisco Llanca, vicario de la Esperanza, expresó: "Vimos un gran testimonio de alegría, de transversalidad. Son jóvenes que vienen de diversos lugares y comparten el santuario, la peregrinación, la eucaristía, con esa riqueza de sentirse jóvenes con ideales que brotan del encuentro con Jesús y de querer ser familia, de querer un Chile mejor. Ellos son la Iglesia y no la del mañana, sino la de hoy". +