Jueves 2 de febrero de 2023

Bolivia: Los obispos de Santa Cruz dicen que el paro indefinido se hace insoportable

  • 25 de noviembre, 2022
  • Santa Cruz (Bolivia) (AICA)
Desde hace 34 días, el departamento de Santa Cruz, lleva a cabo un paro general con bloqueo de rutas exigiendo al gobierno que realice el Censo de Población en 2023 y no en 2024.
Doná a AICA.org

Los obispos bolivianos, en un nuevo llamamiento, indicaron que la situación cada día está más “insoportable” y las consecuencias pueden ser “imprescindibles” por la indiferencia del gobierno al paro indefinido que lleva adelante esa región y que hoy cumple 35 días porque exigen una ley sobre el censo.

“Los pastores de la Iglesia católica de Santa Cruz, nos solidarizamos y nos hacemos eco del clamor del pueblo, pidiendo que, de una vez por todas, se solucione el problema y que la Ciudad y Departamento puedan reanudar de inmediato las actividades, los trabajos y la vida cotidiana”, dice el mensaje difundido ayer por los obispos para desbloquear la situación. 

Desde la catedral, los obispos René Leigue Cesarí, Sergio Gualberti, Estanislao Dowlaszewicz, Juan Crespo y Hugo Ara, expusieron los términos del mensaje “La paz esté con ustedes”, difundido este jueves 24 de noviembre.

Lo del paro, señalan en su pronunciamiento “se hace cada día más insoportable y amenaza con volverse rebeldía, con consecuencias imprevisibles, por la indiferencia y la falta de respuesta de parte de las autoridades e instituciones estatales”.

La violencia civil se desató el 22 de octubre cuando el gobernador, Luis Fernando Camacho; el presidente del Comité Cívico, Rómulo Calvo; y el rector de la Universidad Gabriel René Moreno, Vicente Cuéllar, llamaron al paro indefinido de actividades productivas y de servicios y el “bloqueo” de calles, avenidas y rutas, en demanda del “Censo 2023, sí o sí”.

El miércoles, la Iglesia y los dirigentes del paro indefinido se reunión y sin difundir ninguna conclusión, el gobernador Camacho y el rector Cuellar anunciaron desde la casa del cívico Calvo que la radical medida continuará hasta que la Asamblea Legislativa apruebe la ley de convocatoria del Censo de Población y Vivienda para 2024, porque para ellos ya no era posible sostener su argumento del Censo 2023.

La escalada de violencia, a pesar de un acuerdo nacional para 2024, que los cívicos cruceños rechazaron tajantemente, no se detuvo ni un día y generaron graves denuncias de violación masiva y sostenida de los derechos humanos de la población civil.

Al admitir que el conflicto ocasiona “graves perjuicios” y “particular sufrimiento y dolor en los pobres”, los obispos expresan que aunque aprecian el espíritu de valentía y amor por esta tierra con el que se desarrolla la protesta por la cuestión del censo, sin embargo, los obispos subrayan que “esta situación se hace cada día más insoportable y amenaza con volverse rebeldía, con consecuencias imprevisibles, por la indiferencia y la falta de respuesta de parte de las autoridades e instituciones estatales”.

Los obispos de Santa Cruz concluyen su mensaje, invocando a la “Mamita de Cotoca”, patrona de Santa Cruz y del Oriente Boliviano, “toque los corazones de las autoridades y de todos los ciudadanos, se dejen actitudes violentas y de confrontación, se trabaje por el bien común y no por intereses particulares, se busque lo que nos une y podamos vivir todos como hermanos y en paz”.+