Miércoles 17 de julio de 2024

Ayuda a la Iglesia Necesitada alertó sobre la situación de los cristianos en el Líbano

  • 9 de enero, 2024
  • Beirut (Líbano) (AICA)
El presidente de la organización afirmó que "existe una gran preocupación de que el conflicto se extienda al Líbano, que sigue siendo el país de Oriente Medio con mayor concentración de cristianos".
Doná a AICA.org

La comunidad cristiana en el Líbano teme que la guerra entre Israel y Hamás se extienda al país después de que, el 2 de enero, uno de los líderes más importantes del grupo islamista Hamás, fuera asesinado en Beirut, la capital libanesa.

Según una nota de la Fundación Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN), desde que comenzó el conflicto el 7 de octubre de 2023 en la Franja de Gaza, “se han registrado incidentes en la región fronteriza con el Líbano, donde opera la milicia Hezbollah financiada por Irán”.

Con la muerte de Saleh al-Arouri, que perdió la vida junto con algunos de sus guardaespaldas, en un ataque con drones  que alcanzó la oficina de Hamás en una zona suburbana de Beirut, “la situación de tensión empeoró profundamente”.

“Existe una gran preocupación de que el conflicto se extienda al Líbano, que sigue siendo el país de Oriente Medio con la mayor concentración de cristianos. Esto sería dramático, porque sabemos que los cristianos de toda la región están tentados a irse”, lamentó la presidenta ejecutiva internacional de la Fundación ACN, Regina Lynch.

La fundación pontificia informa que las tropas israelíes situadas a lo largo de la frontera con el Líbano están en alerta muy alta y que, con amenazas de ataques de represalia, los cristianos temen "la extensión del conflicto y que el Líbano vuelva a verse sumido en el caos y la ruina".

“Muchas familias ya han comenzado a abandonar la región” y, según datos recopilados por ACN en el Líbano, “alrededor del 90% de la población de varias aldeas ha buscado seguridad en otras regiones del país.

Aunque los cristianos no están involucrados en el conflicto, ya ha habido consecuencias directas de los bombardeos entre las dos partes, es decir, entre Israel y elementos de la milicia de Hezbollah”.

En Yarun, en el sur del Líbano, la Fundación Ayuda a la Iglesia Necesitada informa que “la iglesia católica melquita resultó dañada, pero afortunadamente nadie resultó herido”; El pueblo de Alma el Chaeb ha sido hasta ahora "el más afectado, con 15 casas destruidas por los misiles", y han muerto algunos miembros de una familia cuyos hijos asistían a la escuela católica local.

ACN recuerda la guerra de 2006 entre Israel y Hezbolá, que provocó violencia y devastación en el Líbano. Se estima que alrededor de 900.000 libaneses fueron desplazados y que, actualmente, aunque está vigente el alto el fuego negociado en 2006 por la ONU, crecen los temores de que vuelva a estallar la guerra en la región.

El responsable de los proyectos de la Fundación ACN en el Líbano, Xavier Stephen Bisits, estuvo recientemente en esa región fronteriza y reveló que “los bombardeos continúan ocurriendo a diario”, reconociendo que el impacto del entorno bélico ya se siente.

“Las calles están muy tranquilas: ya no se ven hombres tomando café sentados en los bancos ni niños jugando al fútbol. La gente tiene demasiado miedo de ir a sus campos, por lo que hay un impacto económico en estas familias, muchas de las cuales ya son pobres debido al colapso financiero del Líbano”, describe.

Según la Fundación, la ayuda de emergencia de la fundación tiene como objetivo apoyar a las familias en mayores dificultades, sin dejar de “mantener el funcionamiento de las instituciones, lo que en este momento es fundamental”, añadiendo que “la gente se queda gracias a ello”.

El clero y las religiosas que prestan asistencia a la comunidad cristiana en el Líbano, en la región fronteriza, permanecen en sus lugares, mientras que muchos civiles ya se han trasladado a casas familiares en Beirut.

“Según fuentes locales, no hay un solo sacerdote que haya abandonado a su rebaño. Recientemente, los obispos de las Iglesias maronita y melquita viajaron incluso a los lugares más cercanos a la frontera con Israel, para celebrar la Eucaristía y evaluar la situación con sus propios ojos”, añadió ACN.

Xavier Bisits cuenta que el obispo maronita de Tiro celebró recientemente misa en el pueblo de Rmeich, bajo amenaza de bombas. “Es un testimonio de la fe sólida y la resiliencia de los habitantes de esta región”, afirmó.

A su vez, las Hermanas de los Sagrados Corazones de Jesús y María abrieron las puertas del convento de Debel para acoger a las personas más necesitadas, especialmente a los ancianos y enfermos.

Según un informe de las autoridades locales publicado ayer, la guerra entre Israel y Hamás ha provocado hasta el momento más de 22.000 muertos en la Franja de Gaza y más de 57.000 heridos, la mayoría de ellos civiles, y alrededor de 1,9 millones de desplazados (alrededor del 85% de la población), según la ONU.+