Miércoles 7 de diciembre de 2022

A 51 años de su muerte recordaron al Padre Luis María Etcheverry Boneo

  • 22 de marzo, 2022
  • Buenos Aires (AICA)
En varias misas -una de ellas en Roma-, se agradeció el sacerdocio del P. Etcheverry Boneo y se oró por el progreso de su causa de canonización
Doná a AICA.org

Con diversas celebraciones y misas se recordó el pasado 18 de marzo el 51º aniversario de la muerte del Siervo de Dios Padre Luis María Etcheverry Boneo, inspirador y fundador de múltiples iniciativas al servicio de la Iglesia.

Seminarios de estudio; colegios universitarios en Buenos Aires y el interior del país ("San Bernardo", "San Francisco", "Santa María del Valle", "Santa María de Fátima"); asociaciones: la "Sociedad Argentina de Cultura" (1947) y la Asociación Argentina de Cultura (1952); las “Servidoras” ese mismo año, como un nuevo género de vida consagrada femenina; círculos para la formación y la acción cultural de jóvenes universitarios y profesionales y colegios: el colegio San Pablo para varones (1957); el colegio San Pablo femenino (1969) que hoy lleva el nombre de su fundador, son sus obras más destacadas.

Su fructífera vida sacerdotal se manifestó también en la labor docente y apostólica. Fue viceasesor de la juventud de la Acción Católica en la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA, profesor del Instituto de Cultura Religiosa Superior, del Seminario de Devoto y de los Cursos de Cultura Católica de los que fue su director; y de 1946 a 1957 el principal gestor de la fundación de la Universidad Católica Argentina; secretario general y director del Instituto de Ciencias de la Cultura.

Misas de acción de gracias
En la Iglesia Argentina de Roma, el viernes 18 de marzo, el secretario del Dicasterio para la Comunicación, monseñor Lucio Ruiz, presidió una misa que contó con la presencia de la embajadora argentina ante la Santa Sede, María Fernanda Silva; Servidoras y las estudiantes de su colegio universitario Santa Maria ad Nives que celebraba y daba gracias a Dios por sus 41 años de vida, además de numerosos fieles y devotos del padre Etcheverry Boneo. Concelebraron el rector del Colegio Sacerdotal Argentino, presbítero Fabián Alesso y sacerdotes argentinos que viven en Roma.

En la homilía monseñor Ruiz expresó que el Padre Etcheverry “intuyó la necesidad de un nuevo género de vida consagrada femenina al servicio de la Iglesia y en 1952 fundó las Servidoras, como él mismo decía: otras “Marías” al servicio de Jesucristo”. 

El secretario del Dicasterio para la Comunicación de la Santa Sede manifestó que su primer contacto con ellas fue hace unos 40 años como seminarista, con la doctora Lila Archideo, discípula del Padre Etcheverry y primera presidenta de las Servidoras, quien selló aspectos de su formación, en el Seminario de Santa Fe. 

Monseñor Ruiz destacó que el Siervo de Dios, entre tantas obras, creó la Fundación Cultural Argentina con su centro de espiritualidad, reflexión, formación y acción cultural y social de Santa María de la Armonía, en Cobo, provincia de Buenos Aires. Allí dedicó tiempo y energía a proyectos culturales a fin de colaborar en el “instaurar todo en Jesucristo” y a la formación de personas en quienes alimentó el anhelo de santidad, impartió sacramentos, acompañó vocaciones, siempre instando a “construir la tierra mirando el cielo”.

El sacerdote argentino caracterizó como “una luz que no se puede esconder” la semilla del Siervo de Dios en sus obras, y que “permite transformar la cultura, como un ADN de ‘no tener miedo’ a cambiar la historia y como un amor que siempre sabe servir”. “Esa es la “genética” del fundador, dijo monseñor Ruiz.

Fue muy significativa esta misa ya que recordaron cuánto el Siervo de Dios valoró el haber vivido en la casa de la Iglesia Argentina en Roma, para concluir sus estudios y su amplia formación espiritual y cultural.

También se celebraron misas pidiendo por la causa de canonización del Siervo de Dios en Paraná, donde el arzobispo, monseñor Alberto Puiggari, presidió una Eucaristía en el colegio Santa María del Rosario. 

En Buenos Aires, el presbítero Francisco Javier Morad presidió una misa en la basílica del Pilar, en el barrio de Recoleta y otras celebraciones eucarísticas tuvieron lugar en la diócesis de Mar del Plata.

El padre Luis María Etcheverry nació en Buenos Aires el 18 de septiembre de 1917. En 1937 ingresó al Seminario de Buenos Aires y fue enviado a seguir su formación en el Colegio Pío Latinoamericano y sus estudios en la Pontificia Universidad Gregoriana. 

El 18 de marzo de 1971, a los 53 años, lejos de su patria, de su familia espiritual y de la sangre, murió en el Hospital San Pedro, de Madrid, destinado a sacerdotes. Médicos, sacerdotes y religiosas que lo atendieron y visitaron, calificaron su enfermedad y su muerte como un excepcional testimonio de santidad. Su obra sacerdotal se prolonga hasta nuestros días. 

Continúa el proceso diocesano para la causa de canonización. Más información: misapadreetcheverryboneo@gmail.com.+