Sábado 25 de septiembre de 2021

Documentos


Pascua 2021

Mensaje de monseñor Adolfo Ramón Canecín, obispo de Goya, para la Pascua 2021

“Y la Vida triunfó sobre la muerte y el pecado…
¡Vayan Juntos y Testimonien mi Vida!”

Hermanos todos:

Reconociéndonos parte de la familia humana, pueblo que camina en tinieblas (Is 9, 1), “en medio de las sombras de un mundo cerrado” (FT 1); hoy, Domingo de Pascua, exultamos de alegría y júbilo, exclamando: “Éste es el día que hizo el Señor, alegrémonos y regocijémonos todos en el” (Sal 117), porque

“Nuestro Dios, abrió para nosotros las puertas de la eternidad por la victoria de su hijo unigénito sobre la muerte y el pecado” (cfr. Oración Colecta Misa de Pascua de Resurrección).

Jesús-Vida (Jn 14, 6), vino al mundo “para que tengamos vida y en abundancia” (Jn 10, 10); la entregó libremente (Jn 10, 18), en obediencia al querer del Padre (1 Tim 2, 4); como expresión extrema de amor a los hombres (Jn 13, 15), regalándonos por su Resurrección, la victoria sobre el pecado y la muerte.

Tenemos Buena Noticia ¡Aleluya! ¡Gracia y Vida para la Humanidad! Este es el Evangelio que transformó la Historia y que, como Iglesia tenemos que ofrecerlo en todas las épocas, aportando:

  • Luz, capaz de vencer toda oscuridad
  • Alegría, superadora de todos los motivos de tristeza
  • Respuesta, a todos los interrogantes del corazón humano
  • Motivaciones e Inspiraciones, para actitudes y estilos de vida del Hombre

Esta Buena Noticia ¡Cristo ha Resucitado! quiere renovar hoy nuestras vidas personales, familiares, comunitarias, eclesiales y sociales, ¡siempre que se lopermitamos!... actuando en nosotros con el mismo poder que empleó para resucitar a Jesucristo (cfr. Ef 1, 19-20; 3, 20).

Digamos como el Apóstol Pedro: “A este Jesús, Dios lo resucitó y todos nosotros somos testigos” (Hch 2, 32), y, aceptemos el desafío expresado en el lema del Año Jubilar Diocesano: “Vayan Juntos y Testimonien mi Vida”.

Con la alegría de la Resurrección que nos da la audacia y valentía-parresía-, nos empeñamos con todas nuestras fuerzas y creatividad para ser “la Iglesia que Cristo soñó al fundar”: “una Iglesia Bautismal-Pueblo de Dios, en salida misionera, con estilo sinodal”, plasmado y reflejado en las Actitudes y Estructuras Pastorales.

Dóciles al poder de la Resurrección, aceptemos la urgencia de la Palabra:

“Levántate…este mensaje te incumbe a ti ¡Ánimo y manos a la obra!” (Es 10, 4) Los bendigo y saludo con un abrazo pascual.

Mons. Adolfo Ramón Canecín, obispo de Goya