Jueves 23 de septiembre de 2021

Documentos


Domingo de Pascua

Homilía de monseñor Marcelo Daniel Colombo, arzobispo de Mendoza, en el Domingo de Pascua (Parroquia Nuestra Señora de las Mercedes, Bermejo, Guaymallén, 4 de abril de 2021)

Queridos hermanos,

¡Muy feliz Pascua de Resurrección! La Iglesia junto a toda la Humanidad celebra el triunfo de Jesucristo sobre la muerte y el pecado. Nuestro Dios crucificado, no está muerto. Vive y está entre nosotros animando nuestra esperanza. Luego del dolor y el sufrimiento, el horizonte se ha llenado de luz porque el Señor Jesús, resucitado, nos indica el camino de la Vida nueva.

En la primera lectura, el apóstol Pedro en una catequesis sencilla y llena de fervor, recapitula la vida de Jesús y de la primera comunidad cristiana en torno al Señor. Las celebraciones junto a sus discípulos nos hablan de la Resurrección. La misión de la Iglesia es dar a conocer esta buena noticia de la Vida vencedora y plena.

En la Carta a los Colosenses se pone de manifiesto la experiencia de la Pascua verificada en el bautismo. Muertos con Cristo, resucitamos junto a Él. La experiencia de la Resurrección se anticipa así en nuestra misma vida creyente, invitándonos a vivir como hombres y mujeres de la Pascua de Cristo.

Junto a María Magdalena nos acercamos al Sepulcro del Señor y con ella descubrimos que el Cuerpo de Jesús no está allí. María Magdalena no puede explicarnos qué sucede; la desazón la invade, pero no la inmoviliza, vuelve con los Apóstoles para comunicarles lo acontecido, instándolos así a dar pasos que esclarezcan qué pasó con el cuerpo del Maestro.

Pedro y el discípulo amado corren al sepulcro, aunque es el primero quien entra y confirma la difícil noticia de la Magdalena. Sin embargo, los lienzos tendidos y el sudario prolijamente enrollado no hablan de robo y atentado, sino de una feliz noticia que el Señor ya había anunciado: al tercer día resucitaría de entre los muertos.

Este discípulo amado nos representa; como él, junto a Pedro, nos sentimos llamados a testimoniar la Resurrección, a ver con ojos de fe que cuanto Jesús nos ha prometido, se cumple y no tiene retroceso. La vida se impuso sobre la muerte y el poder del mal ya no nos domina si permanecemos en amistad fraterna y permanente con el Señor.

En este momento doloroso de la Humanidad, la confianza en Dios es la que nos rescata de la desazón y la angustia, de la desesperanza e incluso del individualismo de los que huyen por temor. En la Pascua de Cristo somos fortalecidos y rescatados para vivir en comunión como miembros de una Iglesia en salida, llamada a testimoniar que el Señor vive para siempre.

Mons. Marcelo Daniel Colombo, arzobispo de Mendoza