Lunes 27 de septiembre de 2021

Documentos


Cuarto aniversario de la canonización del Santo Cura Brochero

Homilia de monseñor Adolfo Ramon Canecín, obispado de Goya, en la misa por el cuarto aniversario de la canonicación del Santo Cura Brochero (Iglesia catedral Nuestra Señora del Rosario, 16 de octubre de 2020)

“Que linda la gente que tiene memoria, seguro que tiene esperanzas también. Qué lindo este pueblo, que tiene su historia, celebra, cantando y con fe” fue la frase inicial de la homilía del obispo, recordando la letra del chámame “Memoria y Esperanza”, cuyo autor es el recientemente fallecido presbítero Julián Zini.

Celebro la iniciativa del grupo de “Amigos de Brochero” Goya que se haga memoria de la canonización de José Gabriel del Rosario Brochero, señalo luego que después de “un proceso largo que llevo mucho tiempo, hasta que la Iglesia, según su manera de actuar lo reconociera santo y nos propuso, no solo como intercesor sino como modelo” dijo.

Animo a” descubrir esta doble faceta” la de la Virgen María y, de los santos que son intercesores sabiendo que el “único mediador” entre Dios y los hombres, es Jesucristo: “verdadero Dios y verdadero hombre. Él es el único mediador en sentido bíblico estricto y correcto, sin que vaya en desmedro de su única mediación, participar a su Madre y a los santos de su única mediación, ya que lo sentimos tan cercano como en este caso al ´Cura Brochero´ por ser de nuestra tierra argentina, es decir, es uno de los nuestros” recordó.

Monseñor Adolfo Canecin invitó a una “auténtica devoción a María y a los santos”, que siempre tienen que “llevarnos a Jesucristo: el Hijo de Dios y de la Virgen María”, porque, “no hay otro nombre dado a los hombres donde podemos encontrar la salud del alma, nuestra mente y del cuerpo”.

Más adelante subrayó que “nuestra religiosidad tiene que ser siempre Cristo céntrica” y remarcó “El que era de condición divina no consideró esta igualdad, sino que se humilló, se bajó y se hizo uno de tanto de nosotros, semejante en todo, excepto en el pecado”.

Comentando el Evangelio proclamado que expresa: “tanto amo Dios al mundo por eso envió y entrego a su propio Hijo” por eso, aconsejo nuevamente “que nuestra religiosidad en este caso expresada en San José Gabriel del Rosario Brochero, siempre nos lleve a Jesucristo porque lo que a él lo hizo santo Jesús”.

“Toda la obra de Brochero se entiende por su amor y pasión a Jesucristo” y se refirió a al documento de Aparecida que tiene una “frase muy bonita” que es “un desafío para todos nosotros los curas: solamente un sacerdote apasionadamente enamorado de Jesucristo, puede transformar y renovar su parroquia” recordó.

Asimismo, el obispo diocesano indicó que la respuesta de “la fe se transforma en obras, que miran al bien integral de las personas, por eso, Brochero, trabajo mucho por la cultura, abrió caminos, hospitales, escuelas y casas de retiros, buscando siempre la dignificación integral de la persona”.

Sostuvo que cuando un consagrado o consagrada, un sacerdote, un obispo o un laico, “apasionadamente enamorados de Jesús de allí brota la iniciativa, la creatividad, la parresia para superar los obstáculos”.

“Brochero vivió lo que el Papa Francisco nos propone ahora: ´ser una Iglesia en salida '', él lo vivió y su medio de transporte era su mula que se llamaba ´Mala Cara ‘y sorteó obstáculos”. Recordó que en esa época “había peligro, pero él buscaba y ofrecía a los que estaban más distantes y alejados, aquellos que a lo mejor su vida moral distaba mucho de la propuesta del evangelio, oraba, ayunaba y se iba y ofrecía el Evangelio”.

“Los santos son intercesores, modelos, espejos y nosotros los devotos de José Gabriel”, y en este punto, destacó “tenemos que conocer su vida y ver cómo podemos hoy ser respuesta a los problemas de hoy, como el fue respuesta a los desafíos de ayer, con muchos desafíos en el ámbito de la evangelización, la cultura y la salud”.

“El santo cura Brochero, fue un pastor según el corazón de Dios y su pasión por Jesús lo hizo parecido a él. La Iglesia nos propone como intercesor y también como modelo” exclamo Canecin.

Al respecto, el obispo aseveró que los cristianos “debemos inspirarnos en él” y aconsejo conocer el documento del Papa Francisco “Gaudette Exultate” porque “todos estamos llamados a la santidad” porque “la santidad es la respuesta de Dios en personas concretas a todos los problemas, en el corazón de la Iglesia y en la sociedad” concluyó.

Mons. Adolfo Ramon Canecín, obispado de Goya