Viernes 19 de agosto de 2022

Documentos


En el día del catequista

Mensaje de monseñor Eduardo Horacio García, obispo de San Justo, en el Día del Catequista (21 de agosto de 2020)

Misioneros a tientas,
senvidores de la esperanza

Queridos catequistas:

La pandemia por el coronavirus generó en todos y a todos los niveles un gran impacto. La Iglesia no se quedó afuera de este tiempo difícil; no tenemos un Dios aparte sino el mismo Dios, Padre de todos que hace llover y salir el sol sobre sus hijos.

La fe verdadera se manifiesta cuando las cosas no están bien poniendo luz y ayudándonos a descubrir el paso de Dios. El discípulo de Jesús no espera que todo esté en orden para empezar a caminar, sino que, con un “oído en el evangelio y otro el pueblo", hace camino al andar.

Muchas acciones pastorales habituales debieron tomar otro rumbo. En nuestras catequesis debieron suspenderse los encuentros, las celebraciones de la misa presenciales y muchas expresiones de fe comunitarias.

Cumplir el aislamiento dispuesto nos obligó, sí o sí, a poner en marcha muchas cosas que nos venimos planteando en nuestra catequesis diocesana y que, en muchos casos, nos costaba arrancar. La inscripción automática, los encuentros habituales, el temario fijo, la escolaridad se nos hicieron imposibles. Nos dimos cuenta que eran nuestras seguridades y la realidad nos empujó a despojarnos de ellas para generar una catequesis más vincular, más atenta a cada uno y a hacer procesos. Las fechas no existen para marcamos el final de una preparación, sino que, vamos andando y caminando con el Señor en medio de la tormenta, tratando de dejar huellas en el mar.

Este tiempo, que también es tiempo de Dios nos desafia a más, a la novedad, a remventarnos y crear nuevas formas en la catequesis, que seguramente van a marcar un antes y un después.

Sin las habituales seguridades, se nos llama a los catequistas a ser ‘todo terreno', el catequista hoy es un “misionero a tientas que entra en cada casa y en cada vida sin ver demasiado". Es un “embajador de Jesús"; más que nunca “servidor de la esperanza" que se agarra fuertemente al Señor de la Vida y acompaña la obra de Espíritu en cada corazón.

Gracias por todo lo que hacen, gracias por no renunciar a su vocación en tiempos difíciles, gracias por no posponer el anuncio y por recrear en cada lugar la catequesis, con lo que tienen y con lo que pueden, sin condicionarse y sin condicionar.

Gracias seguir respondiendo a este llamado a sembrar la ternura de Jesús en el corazón de tantos chicos, jóvenes, adultos y en sus familias porque, en cada gesto de amor, el Reino crece.

Que la Virgen, aquella que reinventó cada día su vida para seguirle el paso a Dios, los ayude a seguir recreando día a día la Buena Noticia de su Hijo.

¡Que Dios los bendiga!

San Justo. 21 de agosto 2020

Mons. Eduardo H. García, obispo de San Justo