Viernes 24 de septiembre de 2021

El primado de Polonia envió un mensaje de unidad a los polacos

  • 4 de septiembre, 2019
  • Varsovia (Polonia) (AICA)
Monseñor Wojciech Polak primado de Polonia, presidió en el santuario de Jasna Gora la celebración de
Doná a AICA.org

Monseñor Wojciech Polak, arzobispo de Gniezno y primado de Polonia, presidió en el santuario de Jasna Gora la celebración de Nuestra Señora de Czestochowa, patrona de Polonia. En la oportunidad el prelado envió un mensaje de unidad de los polacos bajo el manto de la Madre de Dios.



El Santuario registró la visita de más de 36 mil peregrinos con ocasión de la solemnidad, habiendo atraído desde el mes de mayo más de 134 mil peregrinos registrados oficialmente.



“La presencia de María en la imagen milagrosa de Jasna Góra nos cuenta sobre la presencia de María en la vida de Jesús y la Iglesia, en la vida de la nación polaca”, comentó monseñor Polak. “Su ayuda y defensa no nos separan ni nos separan de los demás. No nos aísla y no cierra nuestra propia felicidad en un capullo. No conduce y no puede conducir a escapar en la fortaleza de Jasna Góra. Desde Jasna Góra, María nos mira a todos con ternura de madre”.



El prelado invitó a los fieles a encontrar en la Santísima Virgen una inspiración para el trabajo por la unidad del país, rechazando el mal y buscando con honestidad el mayor bien de la otra persona, aunque sea contraria. “No nos provoquemos unos a otros. Respondamos al odio y al desprecio con amor, respondamos con nuestra fidelidad al Evangelio de Cristo”, motivó el primado.



Diálogo de la Iglesia polaco-ucraniana

“María es, después de todo, una expresión de amor universal y unificado. En este amor nadie es omitido, nadie es rechazado, incluso si se rechaza a sí mismo”, expuso el arzobispo citando las palabras del entonces cardenal Karol Wojtyla (San Juan Pablo II). Como ejemplo de la búsqueda de la unidad, destacó la presencia en el santuario del arzobispo mayor Greco-Católico Ucraniano, monseñor Sviatoslav Shevchuk. “No es solo una confirmación de que aquí en Jasna Góra confluye una de las principales rutas espirituales de toda la religión eslava”, indicó el prelado. “También es un testimonio del diálogo de la Iglesia polaco-ucraniana que han llevado a cabo nuestras Iglesias durante más de treinta años”.+