Jueves 23 de septiembre de 2021

Mons. Radrizzani convoca a las patronales en honor de la Virgen de las Mercedes

  • 6 de septiembre, 2019
  • Mercedes (Buenos Aires) (AICA)
Carta pastoral con motivo de la fiestas patronales en honor de Nuestra Señora de la Merced
Doná a AICA.org

El arzobispo de Mercedes-Luján, monseñor Agustín Radrizzani SDB, recordó que el 24 de septiembre se celebran las fiestas patronales en honor de Nuestra Señora de la Merced y destacó que este año se enmarcan en el 85° aniversario de la creación de esta jurisdicción eclesiástica.



“María, bajo su advocación de las Mercedes, ha acompañado nuestro peregrinar. Con un corazón lleno de gratitud, tenemos la seguridad de que nos seguirá animando para transitar cada vez más cerca de su hijo Jesús”, sostuvo en una carta pastoral.



El prelado detalló que “la historia narra que eran tiempos en que los musulmanes saqueaban las costas y llevaban a los cristianos como esclavos a África. Muchos perdían la fe pensando que Dios los había abandonado. Pedro Nolasco, un fiel laico, era comerciante. Decidió dedicar su fortuna a la liberación del mayor número posible de esclavos. En 1203, Pedro inició en Valencia la redención de cautivos, redimiendo con su propio patrimonio a 300 de ellos”.



“Formó un grupo dispuesto a poner en común sus bienes y organizó expediciones para negociar redenciones. Su condición de comerciantes les facilitó la obra. Comerciaban para rescatar esclavos. Cuando se les acabó el dinero formaron cofradías para recaudar la ‘limosna para los cautivos’. Pero llegó un momento en que la ayuda se agotó y Pedro se planteó entrar en alguna orden religiosa o retirarse al desierto. Comenzó una etapa de reflexión y oración profunda”, agregó.



El arzobispo puntualizó que “Pedro pidió a Dios ayuda y, como signo de la misericordia divina, le respondió la Virgen que funde una congregación liberadora. La noche del 1 al 2 de agosto de 1218, la Virgen se les apareció a Pedro Nolasco, a Raimundo de Peñafort, y al rey Jaime I de Aragón, y les comunicó a cada uno su deseo de fundar una congregación para redimir cautivos”.



“La Virgen María movió el corazón de Pedro para formalizar el trabajo que él y sus compañeros estaban ya haciendo. La Virgen llamó a Pedro y le reveló su deseo de ser liberadora a través de una orden dedicada a la liberación de los cautivos de los musulmanes, expuestos a perder la fe: ‘Yo soy María, No dudes en nada, porque es voluntad de Dios que se funde esta congregación en honor mío’”, indicó.



“Pedro Nolasco, fundó la congregación, apoyado por el Rey Jaime I de Aragón, el Conquistador y aconsejado por san Raimundo de Peñafort. Su espiritualidad se fundamenta en Jesús, el liberador de la humanidad y en la Virgen, la Madre liberadora e ideal de la persona libre. Los mercedarios querían ser caballeros de la Virgen María al servicio de su obra redentora. Por eso la honran como Madre de la Merced o Virgen Redentora. Se calcula que fueron alrededor de trescientos mil los redimidos por los frailes mercedarios del cautiverio de los musulmanes”, completó.







En el contexto de “esta rica historia llena de amor” y en el gozo de la solemnidad mariana del 24 de septiembre, el prelado mercedino presentó “algunos momentos de la vida de la Santísima Virgen que pueden alimentar nuestro amor por ella, invitarnos a imitarla y ayudarnos a liberarnos de nuestras actuales esclavitudes”.



En este sentido, se refirió a la Anunciación, la visita a Isabel, el nacimiento de Jesús, la vida en Nazaret, María durante la vida pública de Jesús, María al pie de la cruz y el Cielo.



Monseñor Radrizzani invitó a pedirle “especialmente a la Virgen de la Merced, nuestra celestial patrona, que por su intercesión nos conceda el Señor la gracia de meditar estos misterios, siendo artesanos de la historia y con el corazón puesto en el cielo”.



“Madre de la Merced, derrama tus dones celestiales sobre toda la arquidiócesis y permite que aquellos que acudimos a vos podamos encontrar el consuelo maternal a nuestros desvelos y luchas”, concluyó.+



» Texto compleo de la carta pastoral