Martes 9 de agosto de 2022

Una indígena mexicana hablará al Papa en Nueva York

  • 27 de agosto, 2015
  • Nueva York (Estados Unidos)
Martina Juárez, un indígena mixteca residente en Nueva York, gozará de un privilegio reservado para pocos: tendrá un encuentro personal con el Santo Padre durante su visita a la Gran Manzana, el próximo 24 de septiembre. La señora hablará sobre el drama que viven las familias separadas a causa de la migración.
Doná a AICA.org
Martina Juárez, un indígena mixteca residente en Nueva York gozará de un privilegio reservado para pocos. La madre mexicana es una las elegidas para un encuentro personal con el Santo Padre durante su visita a la Gran Manzana, el próximo 24 de septiembre.

"El Papa pidió reunirse con inmigrantes y creemos que esta madre es una valiosa voz para llevarle el mensaje de nuestras familias". "Es una mujer entregada a sus hijos y a la fe católica, es un pilar fuerte de la comunidad", indicó Loretta Kane, directora de Little Sisters, organización de Cáritas que asiste los inmigrantes.

Little Sisters, -conocida como Las Hermanitas-, se estableció en "El Barrio" desde 1958, provee servicios a unas 2,000 personas al año, la mayoría latinos, de los cuales el 8% son indígenas mexicanos que hablan mixteco y náhuatl.

"Llegué a Las Hermanitas buscando víveres y me quedé todos estos años. Aquí hice mi segunda casa, especialmente cuando nacieron mis otros dos niños", relató Martina Juárez.

La directora de Little Sisters, comentó que el espíritu de lucha de Martina fue una de las cualidades para ser elegida como representante de la organización, y estar presente en la visita que el papa Francisco hará a la escuela Nuestra Señora Reina de los Ángeles en East Harlem.

"Mi sueño en la vida es ver a mi familia reunida"

Martina y su esposo Manuel García, -tienen cinco hijos-, soñaron con trabajar de sol a sol en los Estados Unidos. "Mis hijos no tenían que vivir nuestra vida. Ellos pueden ser profesionales y llegar a donde nosotros no pudimos", explica Martina. Manuel emigró primero a Nueva York dejando a Martina con tres niños, el más pequeño de un año. A finales de 2001, la mujer decidió alcanzar a su esposo encomendando a sus padres la crianza de los pequeños.

El esposo de Martina trabaja hasta 14 horas al día en un restaurante asiático en "El Barrio", enclave de la comunidad indígena mixteca en esta área norte de Manhattan.

Martina está al cuidado de sus dos hijos Fabiola y Oscar, nacidos en Nueva York, pero también vende algunos productos por catálogo para asegurarle otro ingreso a la familia.

"Mi sueño en la vida es ver a mi familia reunida, que todos mis hijos estén en mis brazos", expresó la Martina. "Mi esposo hace 18 años que salió de México y desde entonces no ve a sus hijos, los que se quedaron allá con mis papás".

Hace tres años, los hijos de Martina y Manuel intentaron cruzar la frontera sin éxito. La hija mayor de la pareja, Rosaura García (25), fue la única que concluyó la travesía hasta Nueva York cuando tenía 14 años.

"Las familias deben estar unidas, es un mandato de Dios", sostuvo la mujer. "Sé que el Papa pidió hablar con inmigrantes porque sabe de nuestro sufrimiento. Un hijo siempre necesitará de su madre".

Antes de que Little Sisters informara a Martina que su familia sería elegida para la visita papal en la escuela católica de su vecindario, ella y sus hijos escribieron cartas al Sumo Pontífice pidiendo su intervención y oraciones para las familias separadas por la migración.

"En México, las mujeres bordamos y regalamos nuestros tejidos a las personas especiales en nuestra vida. Espero poder darle al Papa uno de mis bordados", dijo.

Unas 200 personas de una decena de organizaciones de Cáritas se reunirán con el papa Francisco en el encuentro con inmigrantes y refugiados en la escuela Nuestra Señora Reina de los Ángeles.

Little Sisters, una fuente de servicios y esperanza
Las Hermanitas, ofrece alimentos y víveres a personas de escasos recursos. La organización, además, es pionera en servicios de salud medioambiental que ayudan a reducir la incidencia de asma entre niños y ancianos de El Barrio, y ofrecen programas de educación temprana y tutoría académica. +