Jueves 18 de agosto de 2022

Un testimonio misionero argentino para promover la Colecta por África

  • 31 de diciembre, 2013
  • Buenos Aires (AICA)
El presbítero Miguel Squicciarini, sacerdote diocesano Jujuy, relató su experiencia misionera en Mozambique con el objetivo de promover la Colecta por África que, organizada por las Obras Misionales Pontificias, se realizará en todo el mundo los días 4 y 5 de enero de 2014. En África "hay muchas necesidades materiales y económicas de la misión: no sólo para establecer estructuras mínimas de la Iglesia tales como capillas, escuelas para catequistas y seminaristas, residencias, sino también para sostener las obras de caridad, la educación y el desarrollo humano", advirtió. Por esto, consideró que "la Colecta para África, es una ocasión privilegiada de encuentro solidario. La comunidad cristiana sale al encuentro del otro. Es un gesto de compartir, de la fraternidad universal no sólo como ayuda humanitaria para responder a las necesidades, sino también como vivencia las enseñanzas del Evangelio".
Doná a AICA.org
El sacerdote jujeño afirma que "la Colecta para África, es una ocasión privilegiada de encuentro solidario. La comunidad cristiana sale al encuentro del otro. Es un gesto de compartir, de la fraternidad universal no sólo como ayuda humanitaria para responder a las necesidades, sino también como vivencia las enseñanzas del Evangelio".

"Sí la misión es tarea de todos, nuestra ayuda también es misión", aseguró, al recordar la letra de la canción que dice: "Mano a mano llevaremos el mensaje, eres parte de esta misión".

"Es verdad que son muchos los lugares que viven necesidades de todo tipo, aquí también en nuestra propia tierra, pero la experiencia en la vida, nos acerca a realidades más duras, con menos posibilidades y recursos, con sistemas políticos o estructuras sociales que no llevan a todos vivir dignamente", reconoció.

El presbítero Squicciarini contó que en su paso por "Mozambique (2009-2012) he palpado y sufrido las necesidades de mis hermanos, no solo donde yo estaba, sino también en el compartir experiencias con el clero diocesano nativo o congregaciones presentes en esas tierras, y al mismo tiempo he aprendido cada día a agradecer la "presencia" de comunidades cristianas generosas que desde otros lugares se acercan a estas realidades con su ayuda económica".

"Hay muchas necesidades materiales y económicas de la misión: no sólo para establecer estructuras mínimas de la Iglesia tales como capillas, escuelas para catequistas y seminaristas, residencias, sino también para sostener las obras de caridad, la educación y el desarrollo humano", agregó.

El sacerdote jujeño afirma que "la Colecta para África, es una ocasión privilegiada de encuentro solidario. La comunidad cristiana sale al encuentro del otro. Es un gesto de compartir, de la fraternidad universal no sólo como ayuda humanitaria para responder a las necesidades, sino también como vivencia las enseñanzas del Evangelio".

"El anuncio de la Buena Noticia en el mundo es la misión que el Señor Jesús ha confiado a la Iglesia y a cada creyente. Nuestra ayuda nos acerca para contribuir con la Iglesia más joven del continente Africano. La Iglesia misionera da lo que recibe, distribuye a los pobres lo que sus hijos más talentosos de bienes materiales generosamente ponen a su disposición, ?porque Dios ama al que da con alegría? y Dios tiene poder para colmarlos de todos sus dones, a fin de que siempre tengan lo que les hace falta, y aún les sobre para hacer toda clase de buenas obras?", concluyó.

Informes: (011) 4863-1357/4862-4136, correo electrónico comunicación@ompargentina.org.ar o en la página www.ompargentina.org.ar .+