Sábado 4 de diciembre de 2021

Patriarca caldeo: Sin casa y trabajo, el peligro de un nuevo Isis en Irak

  • 9 de febrero, 2018
  • Roma (Italia) (AICA)
Sobre el futuro de Irak aletea el peligro de "otro Estado islámico (EI ex Isis)", que da "aún más miedo". Si la gente "se queda sin casa y sin trabajo", esta situación "se convertirá en terreno fértil para nuevos extremismos"; por esto es más urgente "apoyar la reconstrucción", declaró a AsiaNews el primado de la Iglesia iraquí, monseñor Louis Raphael Sako. El patriarca caldeo está en estos días en Roma donde se encontró con el papa Francisco junto a los obispos caldeos reunidos en el Vaticano para la visita ad limina.
Doná a AICA.org
Sobre el futuro de Irak aletea el peligro de "otro Estado islámico (EI ex Isis)", que da "aún más miedo". Si la gente "se queda sin casa y sin trabajo", esta situación "se convertirá en terreno fértil para nuevos extremismos"; por esto es más urgente "apoyar la reconstrucción", declaró a AsiaNews el primado de la Iglesia iraquí, monseñor Louis Raphael Sako. El patriarca caldeo está en estos días en Roma donde se encontró con el papa Francisco junto a los obispos caldeos reunidos en el Vaticano para la visita ad límina.

Una parte de los cristianos -advirtió- pudo volver a sus propias casas porque la Iglesia se activó para la reparación de casas y actividades. Sin embargo, este es una tarea crucial" que debe ser promovido ante todo "por el gobierno" y muchos entre los musulmanes hasta ahora "no han sido beneficiados".

El patriarca recuerda que durante estos cinco años su "compromiso se dirigió no solo a los cristianos, sino también a los yazidíes y a los musulmanes en dificultad. Este gesto de caridad ayudó mucho a construir una nueva relación con ellos e instaurar un diverso clima de confianza".

Por otra parte el líder de la Iglesia Caldea no ocultó su emoción al destacar "la fe de nuestra gente", que no tuvo miedo de "dejar todo por Cristo" y que frente a las violencias y a la locura del yihadismo "perdió todo con tal de no perder la propia fe".

Sin embargo, agregó, está también la "profunda tristeza" provocada por el éxodo de una parte consistente de la población, cerca de un millón y medio de personas en 2003 antes de la invasión americana y hoy reducida a cerca de medio millón. "Es duro, señaló, observar la fatiga enorme de estas personas que van al extranjero sin conocer el lugar que los recibe, terminando por sufrir ya sea por la realidad cotidiana como por la lejanía de su propia tierra".

Después de su encuentro con el Santo Padre, monseñor Sako subrayó tres puntos esenciales para el futuro de la Iglesia en Irak: "Los desafíos y los sufrimientos de los cristianos requieren una atención particular de la Santa Sede; la necesidad de renovar la liturgia adaptándola a la mentalidad y a la cultura actuales; la controversia explotada alrededor de Jerusalén y la importancia que la ciudad santa sea patrimonio de todos, hebreos y musulmanes".

"Nosotros, explicó el patriarca caldeo, hemos hablado con el Papa en modo abierto y sincero. El Santo Padre escuchó con atención, también las críticas. Le pedimos que vaya a Irak y él respondió "estoy listo". Lamentablemente hoy la situación a causa de la tensión entre el gobierno central y autoridades kurdas es más difícil respecto a algunos meses atrás", explicó.

"Restaurar las casas, los edificios, las infraestructuras y las actividades es esencial ?concluyó monseñor Sako- pero para hacerlo se necesita un gobierno fuerte y con planes creíbles, una economía sólida, un ejército y una policía capaces de presidiar el territorio y superar las divisiones sectarias, que son siempre fuente de complicaciones".+


AICA la hacen y la sostienen sus propios lectores mediante aportes voluntarios. Para enviar su donativo mediante tarjeta de crédito o de débito, transferencia bancaria, Pago Fácil, Rapipago y otras opciones, ingrese en: http://donar.aica.org/