Jueves 29 de octubre de 2020

Más de 2.500 fieles fueron asesinados por Boko Haram

  • 23 de septiembre, 2014
  • Abuja (Nigeria) (AICA)
En una entrevista con el periódico "Thisday", el obispo de Maiduguri, monseñor Oliver Dashe Doeme, reveló que más de 2500 fieles de su diócesis nigeriana fueron asesinados por la violencia de Boko Haram. Por su parte Cáritas Nigeria y la Comisión Episcopal Justicia y Paz difundió un documento titulado "Adaptar nuestras vidas a la guerra en curso en el que se señala textualmente: "la simple verdad es que Nigeria está en guerra".
En una entrevista con el periódico "Thisday", el obispo de Maiduguri, monseñor Oliver Dashe Doeme, reveló que más de 2.500 fieles de su diócesis nigeriana fueron asesinados por la violencia de Boko Haram. El obispo está refugiado en la parroquia de Santa Teresa de Yola en el estado de Adamawa, junto con miles de sus fieles.

La diócesis de Maiduguri (capital del Estado de Borno, en el nordeste de Nigeria) incluye los estados de Borno, Yobe y algunas áreas del de Adamawa. En estos tres estados, donde se concentran las acciones de Boko Haram, en 2013 el presidente de Nigeria, Goodluck Jonathan, declaró el estado de emergencia que, sin embargo, no impidió que los guerrilleros islamistas continuasen con sus acciones, moviéndose poco a poco hasta conquistar algunos lugares donde fue proclamado el "califato".

Monseñor Doeme afirmó que la mayoría de los refugiados en la parroquia de Yola lograron escapar por poco de ser asesinados por miembros de Boko Haram. En la estampida general, muchas familias se dividieron y muchos padres siguen buscando a sus hijos desaparecidos.

El obispo también dijo que en varias ocasiones los militares nigerianos huyeron sin luchar y esto, según monseñor Doeme, se debe principalmente a la corrupción.

"Nigeria está en situación de guerra"

La dramática situación de los desplazados internos es el centro del documento de Caritas Nigeria y de la Comisión Episcopal Justicia y Paz titulado Adaptar nuestras vidas a la guerra en curso en el que se señala textualmente: "la simple verdad es que Nigeria está en guerra".

Mismo juicio hace, según informa el periódico nigeriano The Punch, el secretario ejecutivo de Caritas en aquel país, Evaristus Bassey, quien lamentó en declaraciones a la prensa que pareciera que en Nigeria hay más gente preocupada por las elecciones que se celebrarán en 2015 que por la situación de inseguridad.

"Tenemos que cambiar nuestro modo de vida para reflejar la actualidad de lo que pasa. Necesitamos saber que Nigeria está en situación de guerra. Tenemos que tender una mano a quienes lo necesitan. Incluso nuestras niñas no fueron devueltas y estamos olvidándolas gradualmente. Y todavía hablamos de campañas electorales. Es trágico. El resto del país se mueve como si nada catastrófico estuviera ocurriendo.

Recordó el obispo que "miles de personas fueron desplazadas" que la "gente está viviendo en las colinas, sin comida y temiendo por sus vidas", que "las iglesias dejaron de ser lugares de adoración para convertirse en refugios de los desplazados".

En este sentido, subrayó el papel de la iglesia del noreste de Nigeria, que se encuentra "bajo una gran presión y requiere ayuda, no solo a los católicos sino para cualquiera que pase penalidades". Según Bassey, "es mucho lo que se habla de Boko Haram" pero "dejó de ser noticia y se convirtió en una rutina diaria".

Para concluir, el portavoz agradeció que las autoridades hayan reconocido la gravedad de la situación enviando al Ejército a combatir a la milicia islamista y recordó que Caritas sigue recogiendo fondos para paliar el daño de todos los afectados.+