Lunes 6 de diciembre de 2021

Mons. Scozzina en San Ramón Nonato: "Hoy la vida está amenazada y descuidada"

  • 3 de septiembre, 2018
  • San Ramón de la Nueva Orán (Salta) (AICA)
"Hoy la vida está amenaza y en muchas situaciones descuidada", advirtió el obispo de Orán, monseñor Luis Antonio Scozzina OFM, al presidir el tedeum por las fiestas patronales en honor de San Ramón Nonato y los 224 años de la fundación de la ciudad. "Que la fiesta de San Ramón, patrono de la vida, nos aliente en la esperanza de un futuro más humano y, por lo tanto, más digno para todos", pidió.
Doná a AICA.org
El obispo de Orán, monseñor Luis Antonio Scozzina OFM, presidió el tedeum por las fiestas patronales en honor de San Ramón Nonato y los 224 años de la fundación de la ciudad de San Ramón de la Nueva Orán.

Participaron de la acción de gracias en la catedral local, el gobernador de Salta Juan Manuel Urtubey, el vicegobernador Miguel Isa y el intendente de San Ramón de la Nueva Orán, Marcelo Lara Gros, quienes previamente depositaron ofrendas florales en el monumento que recuerda al fundador don Ramón García de León y Pizarro.

Monseñor Scozzina destacó que "celebrar la fiesta del santo patrono es siempre un motivo de gratitud para toda la comunidad, es renovar la gracia de los orígenes. Es una oportunidad para hacer memoria agradecida de los inicios de esta ciudad y de los primeros habitantes del lugar. Es agradecer la presencia de Dios en la vida de nuestros pueblos".

En la homilía, el prelado plantó alguno de los desafíos que hay que afrontar en la actualidad, entre ellos "el fenómeno de un crecimiento económico que genera desigualdades y nuevas situaciones de explotación y de esclavitudes" y "el crecimiento del proceso de urbanización con nuevas formas de exclusión y marginalidad".

"Los nuevos excluidos de nuestras periferias urbanas son un llamado a toda la ciudadanía a crecer en la inclusión ciudadana y en la solidaridad que se inicia con el reconocimiento de los derechos fundamentales de una vida digna para todos", advirtió.

El obispo afirmó que "otro desafío, generador de nuevas esclavitudes, es el crecimiento de una economía basada en la informalidad y en ciertas formas de ilegalidad", y consideró que para que haya una sociedad con igualdad de posibilidades "es necesario generar las condiciones de un desarrollo humano integral".

"Es decir, donde cada familia tenga posibilidades a un trabajo digno, donde se fomente a que los emprendedores generen fuentes de trabajo que garanticen el cuidado de la creación y un responsable desarrollo sustentable", puntualizó.

Monseñor Scozzina insistió en que "celebrar al santo patrono, es celebrar el don de la vida como don de Dios. Todos somos creaturas queridas y elegidas para ser constructores del Reino de Dios".

[img]http://www.aica.org/subidas/4357.jpg[/img]

"Celebrar es renovar el don y el compromiso por construir el Reino de Dios con nuestro servicio en la realización del bien común. Para ello, estamos invitados a cuidar la vida, desde su concepción hasta el final de sus días. Respeto y cuidado de toda vida, especialmente de la más frágil y débil", agregó, y alertó: "Hoy, en nuestra diócesis de la Nueva Orán, la vida está amenaza y en muchas situaciones descuidada".

"La realidad de la infancia en situaciones de grave desnutrición y abandono. La situación de nuestros adolescentes y jóvenes expuestos a los inescrupulosos que lucran con la distribución de las drogas y otras adicciones que envenenan y comprometen el futuro de las nuevas generaciones. La situación de tantas mujeres en situación de vulnerabilidad donde no se respeta su dignidad y, por tantas situaciones de abusos y violencia. La situación de discriminación y marginación de los pueblos originarios", detalló.

Monseñor Scozzina sostuvo que "es necesario que generemos en nuestros niños, adolescentes, jóvenes y no tan jóvenes una nueva cultura de la vida. Es necesario que intensifiquemos las campañas de prevención de las adicciones, de un modo de vivir más ecológico en la vida cotidiana. Es necesario una conversión ecológica integral".

"Que la fiesta de San Ramón, patrono de la vida nos aliente en la esperanza de un futuro más humano y, por lo tanto, más digno para todos. Que la fe de nuestro pueblo fiel se renueve en el compromiso del cuidado del hermano. Que todos nos alentemos a construir una Patria de hermanos donde reine la paz y la justicia", concluyó.+

» Texto completo de la homilía