Martes 26 de octubre de 2021

Mons. Colombo: "No hay oposición entre la fe y las obras"

  • 21 de septiembre, 2021
  • Mendoza (AICA)
"Dar espacio al ser interior que ha sido sembrado por Dios en nosotros, para no ser personas déspotas en sus vínculos con los demás", recordó el arzobispo de Mendoza al hablar de su propuesta.
Doná a AICA.org

El arzobispo de Mendoza, monseñor Marcelo Daniel Colombo, celebró la Eucaristía del domingo 19 de septiembre en la parroquia Madre de los Migrantes de Dorrego, de la localidad mendocina de Guaymallén, donde destacó que en las lecturas “el Señor nos propone su palabra como guía para nuestra vida, como ese horizonte al que tendemos”.

“Nos propone valores, nos propone un modo de vivir según su voluntad, nos propone la santidad. Y en este domingo nos hace pensar mucho en lo que significa trabajar nuestro interior, para dar paso a lo mejor de nosotros mismos en relación con los demás”, agregó.

El arzobispo mendocina recuerda que “Él nos hace notar la importancia de no hacer acepción de personas, de obrar de acuerdo a la fe, a lo creemos; porque no hay oposición entre la fe y las obras.

“Hoy nos insiste en dar espacio al ser interior que ha sido sembrado por Dios en nosotros para no ser, en todo caso, personas déspotas en sus vínculos con los demás”, subrayó.

Monseñor Colombo destacó también cómo Jesús le señala a sus discípulos la importancia del niño en la comunidad, de servir a los pequeños, servir a la vida frágil y vulnerable.

“Les hace notar que el niño es como un modelo del creyente, que el niño es como un prototipo del cristiano; porque el niño se pone en una relación de dependencia respecto de los adultos y todo lo espera de sus padres. 

En la vida cristiana, en la vida de la Iglesia se trata entonces de ver en la niñez un modelo de la vida espiritual. Así lo entendió por ejemplo Santa Teresita del Niño Jesús, que nos habló de la infancia espiritual para progresar en la vida de fe. No se trata de la ingenuidad, no se trata de un candor inventado sino de ponernos despojados ante Dios, para que Él como nuestro Padre nos indique el camino a seguir”, concluyó.+