Jueves 19 de mayo de 2022

Mons. D´Annibale: "La Cuaresma es tiempo para detectar las tentaciones"

  • 9 de marzo, 2017
  • Río Gallegos (Santa Cruz)
El obispo de Río Gallegos, monseñor Miguel Ángel D´Annibale, aseguró que "la Cuaresma es tiempo de oración, de escuchar más la Palabra, de abrirnos más al corazón de Dios y tiempo para detectar las tentaciones", y advirtió: "A veces queremos vivir con nuestra propia fuerza, mirada, sin adentrarnos y descubrir lo que el Señor nos pide".
Doná a AICA.org
El obispo de Río Gallegos, monseñor Miguel Ángel D´Annibale, comentó el evangelio dominical en el que Jesús que permanece en el desierto durante cuarenta días, sujeto a las tentaciones del diablo. "La Cuaresma nos viene muy bien porque es tiempo de oración, meditación, de escuchar más la Palabra, de abrirnos más al corazón de Dios y tiempo para detectar las tentaciones", aseguró el obispo.

Monseñor D´Annibale recordó que el primer domingo de Cuaresma aparecen las tentaciones para que descubramos "que todo hombre es frágil". "El hijo de Dios, Jesús, es verdadero hombre y, como tal, cada Cuaresma que comienza se nos muestra cómo experimenta la tentación. En el caso de Jesús, la tentación busca quitarlo del camino de cumplir la voluntad del Padre", explicó.

"Y eso es a lo que también muchas veces estamos tentados nosotros, querer no elegir los caminos evangélicos", aseveró y añadió: "Percibamos las tentaciones. A veces queremos vivir con nuestra propia fuerza, nuestra propia mirada, sin adentrarnos y descubrir lo que el Señor nos pide".

Además, señaló que "no se puede pactar con la injusticia, la corrupción, la droga, el alcohol, el robo, el no hacer nada. Hay que pactar con las cosas que construyen, con la caridad, el servicio, la alegría, la capacidad de brindarnos nosotros para hacer algo por los demás. Hay que descentralizarse de uno para mirar a otros, esos son los caminos que hay que recorrer", comentó.

Por eso, "la Cuaresma es un buen momento para preguntarnos cada uno con serenidad, ¿Dónde están mis tentaciones?", agregó el prelado, para quien la Cuaresma "no consiste solamente en prácticas de ayuno y sacrificio". "Son prácticas necesarias y bienvenidas", aclaró, pero "si no tocan el corazón del cambio y la conversión se convierten en prácticas externas, lo que Jesús siempre criticó", recordó.

Finalmente, monseñor D´Annibale invitó durante la Cuaresma a "mirarnos, salir desde allí, escuchar al Señor y rezar, dilatar el corazón para que entre en presencia de Dios". +