Sábado 4 de diciembre de 2021

Las escuelas salesianas son "Espacios de paz y de reconciliación"

  • 19 de diciembre, 2014
  • Bangui (República Centroafricana) (AICA)
"Muchos padres nos traen a sus hijos seguros de que en Don Bosco se puede aprovechar este año escolar y muchos jóvenes vienen con la esperanza de poder estudiar en paz", explicó el padre Desiré Adjeckam, director del colegio salesiano de educación secundaria en Damala-Bangui (República Centroafricana) en un testimonio publicado en el sitio del proyecto ?Espacios de paz, escuelas de reconciliación en la República Centroafricana?.
Doná a AICA.org
"Muchos padres nos traen a sus hijos seguros de que en Don Bosco se puede aprovechar este año escolar y muchos jóvenes vienen con la esperanza de poder estudiar en paz", explicó el padre Desiré Adjeckam, director del colegio salesiano de educación secundaria en Damala-Bangui (República Centroafricana) en un testimonio publicado en el sitio del proyecto ?Espacios de paz, escuelas de reconciliación en la República Centroafricana?.

El padre Desiré Adjeckam prosigue: "Acabamos de empezar el año escolar. Por las noches se escuchan todavía algunos tiros y por las calles patrullan los militares para intentar proteger a la población. Ayer mataron delante de casa a un joven para robarle una vieja moto. Hay muchas armas incontroladas en la ciudad pero nosotros nos quedamos por los jóvenes".

El sacerdote, director de la comunidad salesiana de Banghi explica que "poco a poco la paz se va abriendo camino y nosotros queremos continuar normalizando esta situación abriendo el Centro de Educación Secundaria "Don Bosco" en la ciudad.

A diferencia de lo que ocurre en otros establecimientos escolares, que no podrán abrir por temor a este contexto de inseguridad y porque el estado debe muchos meses de salarios a los profesores, "en el colegio de los padres salesianos hay profesores, clases y un espacio de seguridad. Los profesores son la garantía de relaciones humanas y protección", aseveró el padre Adjeckam y subrayó: "No se puede dejar desperdiciar a la juventud en la calle a riesgo de sufrir violencia y perder el ritmo de formación académica".

"Nuestro trabajo es que la juventud tenga esperanza, creer que en la República Centroafricana tenemos futuro y que hay que prepararse ya hoy para un mañana en paz y prosperidad", concluyó.+