Viernes 22 de octubre de 2021

Homenaje a la beata Mama Antula en el Senado de la Nación

  • 2 de diciembre, 2016
  • Buenos Aires (AICA)
Legisladores, referentes eclesiásticos, residentes santiagueños y devotos participaron el jueves 1 de diciembre del homenaje que el Senado de la Nación hizo a María Antonia de Paz y Figueroa, Mama Antula, en el Salón Azul del Congreso, donde se leyó un mensaje enviado por el obispo de Santiago del Estero, monseñor Vicente Bokalic CM. La actividad fue organizada por los senadores santiagueños Ada Iturrez de Cappellini, Gerardo Zamora y Gerardo Montenegro, y disertaron los teólogos jesuitas Ignacio Pérez del Viso y Alfredo Sáenz y la historiadora Alicia Fraschina.
Doná a AICA.org
Legisladores, referentes eclesiásticos, residentes santiagueños y devotos participaron el jueves 1 de diciembre del homenaje que el Senado de la Nación hizo a María Antonia de Paz y Figueroa, Mama Antula, en el Salón Azul del Congreso, donde se leyó el mensaje enviado por el obispo de Santiago del Estero, monseñor Vicente Bokalic CM, quien señaló que ella es "un regalo y una bendición para nuestra Iglesia y nuestra patria".

La actividad fue organizada por los senadores santiagueños Ada Iturrez de Cappellini, Gerardo Zamora y Gerardo Montenegro.

El público colmó el Salón Azul y debió habilitarse un salón contiguo, con transmisión simultánea en video.

"Estoy muy orgulloso de ver la convocatoria y la adhesión que despierta nuestra querida Mama Antula, quien representa lo mejor de nuestros valores como santiagueños: la solidaridad, el esfuerzo, el trabajo y el compromiso con los demás. Vamos a seguir trabajando para promover la causa de su santificación, que esperamos sea muy pronto", destacó el senador Zamora.

Al iniciar el acto, se leyó la carta que la gobernadora de Santiago del Estero, doctora Claudia Ledesma Abdala de Zamora, envió a los senadores valorando la importancia de que disertantes destacados den a conocer "el impacto que nuestra Mama Antula produjo en la comunidad de nuestro país" y expresó su deseo de que la laica consagrada santiagueña sea declarada santa.

En tanto, la vicepresidenta de la Nación, Gabriela Michetti, envió su saludo en un video y aseguró que "todos llevamos en el corazón a esta mujer santiagueña maravillosa, ejemplo de compromiso y de entrega".

Una bendición para la Iglesia y la Patria
En su mensaje, que fue leído, el obispo Bokalic afirma: "La Beata Mama Antula es un regalo y una bendición de Dios para nuestra Iglesia y nuestra Patria. Con el ejercicio heroico de la virtud de la fe, que le dio la fuerza para recorrer a pie y descalza la desolada Argentina, con miles de kilómetros de extensión entre provincia y provincia, su extraordinaria esperanza y su inmensa caridad hacia Dios y hacia el prójimo, Mama Antula se convirtió en un instrumento fiel en las manos del Señor y, a través de su luminoso apostolado, delineó la vida cristiana de una parte importante del Virreinato del Río de la Plata".

"Ciertamente "puntualizó-, el entusiasmo por los ejercicios ignacianos en los comienzos del Estado argentino, llevó a varios de sus patriotas a participar de ellos organizados por esta valiente mujer. Mujer que afrontó con total confianza en la Providencia Divina cada circunstancia de la vida, especialmente en los momentos de prueba. Mama Antula decía: "Se me proponen varios impedimentos: el mundo está un poco alterado; los superiores no muy flexibles; los vecinos vacilando sobre mi misión; otros la reputan de fatua; en suma, cooperan a ellos rumores frívolos; empero la providencia del Señor hará llanos los caminos, que a primera vista parecen insuperables".

Al final, monseñor Bokalic expresó a los senadores "representantes de este bendito Pueblo Argentino, que hoy en nuestra Patria, y a ejemplo de nuestra Beata Mama Antula, también nosotros tengamos confianza en la Providencia Divina".

Catolicismo y justicia social
La senadora Iturrez de Capellini, autora del proyecto junto con los senadores Zamora y Montenegro, manifestó su agradecimiento por la amplia convocatoria, y al referirse a la beata subrayó: "La beata dejó sus huellas y nosotros debemos ser garantes de ese patrimonio de profundo catolicismo y de justicia social, derechos humanos, solidaridad y fraternidad. Los senadores de Santiago del Estero quisimos ponernos la patria al hombro para lograr sus objetivos". Y concluyó diciendo: "Santo Padre, humildemente, la queremos santa".

Del homenaje participaron el obispo auxiliar y vicario general de la arquidiócesis de Buenos Aires, monseñor Joaquín Sucunza; la diputada Norma Abdala de Matarazzo, el vicegobernador de Santiago del Estero, José Emilio Neder; el secretario de la Representación Oficial de la Provincia en Buenos Aires, Bernardo Abruzzese; el intendente de Santiago del Estero, Hugo Infante, y el fiscal federal de la provincia, Pedro Simón, además de los senadores Rodolfo Urtubey y Miriam Boyadjian.

Durante el homenaje se proyectaron dos videos, uno sobre la provincia de Santiago del Estero y otro sobre la beata.

Interés por su figura
Luego, disertaron la historiadora Alicia Fraschina y los teólogos jesuitas Ignacio Pérez del Viso y Alfredo Sáenz. Ellos subrayaron distintos aspectos de la vida de Mama Antula y detallaron el impacto que tuvo su obra tanto en su época como su legado todavía vigente.

Fraschina, doctora en Historia por la Universidad de Buenos Aires (UBA) e investigadora del Instituto Ravignani de esa casa de estudios, dijo que desde hace dos décadas investiga su trayectoria, y que le llama la atención el interés por su figura, desde Boston hasta Varsovia, dijo, por identificar algunos lados donde se la estudia. Recordó que desde que tenía 15 años, María Antonia vistió la sotana jesuita y formaba parte de las beatas de una Orden que no reconoce rama femenina.

Padre del Viso: "Formó a los próceres de Mayo"
El padre Ignacio Pérez del Viso SJ dijo: La santiagueña María Antonia de Paz y Figueroa, conocida como Mama Antula, formó a nuestros próceres de Mayo. Por eso puede ser llamada "madre" de la patria. Creó un espíritu en la sociedad colonial, a partir de los Ejercicios de san Ignacio de Loyola. Lo que deseo destacar ahora es que su acción social con los pobres, y su acción cultural con los ignorantes, no eran actividades paralelas a lo espiritual, como diciendo, "además de rezar se ocupaba de los pobres". No es "además de" sino "a partir de" su oración mística que se siente llamada a ocuparse de los marginados, los de las "fronteras existenciales", como dice el papa Francisco.

"Con esto "agregó- ella nos recuerda que nuestros proyectos sociales y culturales deben tener un fundamente espiritual, deben partir del principio de que todos somos hermanos, porque tenemos un mismo Padre en el cielo, aunque peregrinemos por caminos religiosos diferentes. Una acción similar a la de nuestra santa va a ser realizada por el Cura Brochero, un siglo después."

Luego vinculó la acción de la beata con cada una de las partes de los ejercicios espirituales de San Ignacio, cuyo desarrollo fue exponiendo, hasta concluir en la contemplación para alcanzar amor, "en todo amar y servir". A la lógica del poder, que tienta a los gobernantes, Antula oponía la lógica del servicio, tanto en la Iglesia como en la sociedad.

Concluyó con una cita del historiador jesuita Guillermo Furlong: "María Antonia fue la figura más luminosa, más popular y más simpática que hubo en tierras argentinas. Aquella mujer santiagueña parecía ser hermana, en el espíritu, en la acción y en la inteligencia, de la gran santa avileña [santa Teresa de Ávila]. Ella es, tal vez, la figura femenina más recia y robusta, al mismo tiempo que totalmente femenina, de toda la historia argentina, así antes como después de 1810. Aun desde el punto de vista literario, [Ricardo] Rojas ha creído de su deber incluir su nombre y sus cartas, no sin expresiones de [Ricardo] Rojas ha creído de su deber incluir su nombre y sus cartas, no sin expresiones de alto aprecio, en su Historia de la literatura argentina".

P. Sáenz: "Catalina de Rusia y Mamá Antula salvaron la Compañía de Jesús"
El padre Alfredo Sáenz SJ recordó que los primeros jesuitas "dos sacerdotes y un hermano coadjutor- llegaron a Santiago del Estero hacia 1585 y fundaron un colegio, el primero de la Argentina. A las beatas dijo que se las llamaba así por relación con las bienaventuranzas, porque cumplían obras de misericordia. Dijo que inspirado por Dios, San Ignacio diseñó los ejercicios espirituales "tan estimados por María Antonia- recordando que el hombre es creado para algo, para una finalidad, dar gloria a Dios, vivir en gracia, ayudar a los demás. Citando a Víktor Frankl observó que en muchos lados se ha perdido el sentido de la existencia.

Hizo observaciones interesantes. Como que, entre otras causas, al ver que los reyes se comportaban de esa forma "echando a los jesuitas por la noche, de improviso, pudiendo llevarse apenas lo puesto-, en el pueblo puede haber empezado a gestarse, junto a otros motivos, el sentimiento de independencia.

Dijo que dos mujeres salvaron la Compañía de Jesús: Catalina de Rusia, que en la Rusia ortodoxa les permitió seguir actuando, y Mama Antula. Recordó anécdotas como cuando al llegar a Buenos Aires fue apedreada por unos muchachos y se guareció en la capilla que hoy es la parroquia de La Piedad. Y su valentía al tratar con el obispo y el virrey Vértiz, que era un enemigo visceral de los jesuitas. Dijo que entonces no se podía celebrar aquí la fiesta litúrgica de San Ignacio. Pero María Antonia, con su Manuelito (su Niño Dios, el Emanuel) en los brazos, fue superando todas las dificultades. Y está enterrada en la parroquia de la Piedad, cerca de donde sufrió burlas y pedreas, y donde buscó ayuda en la Virgen de los Dolores.

De otros cultos
Luisa Sánchez Sorondo, familiar de María Antonia, entregó presentes a los senadores santiagueños, en agradecimiento por la iniciativa, entre ellos medallas e íconos de la beata Mama Antula.

Hubo también una invocación religiosa por la paz, a cargo de representantes de otros cultos: Marcelo Figueroa, evangélico; el rabino Damián Karo, de la Congregación Israelita de la República Argentina; y un representante del Centro Islámico de la República Argentina.

El homenaje finalizó con la música y la voz de Sofía Colucci, quien interpretó la Zamba para Mama Antula, entre otros temas.

En el acto se leyó un mensaje de monseñor Ariel Torrado Mosconi, obispo de Nueve de Julio, que fue obispo auxiliar de Santiago del Estero y evocó cálidamente su paso por la tierra de Mama Antula, y varias adhesiones, entre ellas, de monseñor Marcelo Sánchez Sorondo, canciller de la Academia Pontificia de las Ciencias y de la Academia Pontificia de las Ciencias Sociales; de monseñor Víctor Manuel Fernández, arzobispo rector de la Pontificia Universidad Católica Argentina Santa María de los Buenos Aires (UCA), y del ministro del Interior, Rogelio Frigerio.+