Domingo 19 de septiembre de 2021

El Papa dona 200 mil dólares al Líbano para becas de estudio y alimentos

  • 14 de mayo, 2020
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
El papa Francisco decidió intervenir en ayuda del Líbano, que "se encuentra en una grave crisis económicas"
Doná a AICA.org

El papa Francisco decidió intervenir en ayuda del Líbano, que "se encuentra en una grave crisis" mediante la creación de 400 becas, "con la esperanza de que se pueda lograr una alianza solidaria". Según informó hoy la Oficina de Prensa de la Santa Sede el pontífice hará un envío de 200 mil dólares.



El Líbano está pasando por una de las peores crisis económicas de su reciente historia. A la pandemia del coronavirus se suma el estado de crisis en el país, que supera los 90.000 millones de euros de deuda, y un bloqueo que paralizó, entre otras cosas, la educación del país.



“Con paternal solicitud -inicia el comunicado de la Oficina de Prensa-, el Santo Padre siguió en los últimos meses la situación de su amado Líbano, definido por san Juan Pablo II como "País del Mensaje", lugar donde Benedicto XVI promulgó la exhortación postsinodal "Ecclesia in Medio Oriente", y que fue desde siempre un ejemplo de la coexistencia y la fraternidad que el Documento para la Fraternidad Humana ha querido ofrecer al mundo entero.



El País de los Cedros, en este año del centenario del "Gran Líbano", atraviesa una grave crisis que genera sufrimiento, pobreza y corre el riesgo de "robar la esperanza" sobre todo a las generaciones más jóvenes, que ven fatigoso su presente e incierto su futuro. En este contexto, cada vez es más difícil asegurar a los hijos e hijas del pueblo libanés el acceso a la educación que, especialmente en los pequeños centros, ha sido siempre garantizado por las instituciones eclesiásticas.



Como signo tangible de cercanía, el Santo Padre, a través de la Secretaría de Estado y de la Congregación para las Iglesias Orientales, decidió enviar a la Nunciatura Apostólica en Beirut la suma de 200.000 dólares para sostener 400 becas, con la esperanza de que se pueda lograr una alianza de solidaridad y con el deseo de que todos los actores nacionales e internacionales persigan responsablemente la búsqueda del bien común, superando cualquier división o interés partidista.



Esta intervención se suma a la contribución efectuada en los últimos días por el Fondo de Emergencia de la CEC (Congregación para las Iglesias Orientales) para hacer frente a la emergencia vinculada a la pandemia de Covid-19.



El comunicado concluye invocando a “la Madre de Dios, que vela por el Líbano desde la montaña de Harissa, proteja al pueblo libanés, junto con los santos del amado País de los Cedros”.