Domingo 29 de enero de 2023

El episcopado español celebró sus 50 años con la visita de los Reyes de España

  • 23 de noviembre, 2016
  • Madrid (España) (AICA)
"A la reina y a mí nos alegra poder visitar la sede de la Conferencia Episcopal Española y celebrar con ustedes el 50º aniversario de esta institución canónica de carácter permanente que en el transcurso de todo este tiempo nos mostró que, además de organizar y dirigir la vida interna de la Iglesia española, acompañó la vida de nuestro país", expresó el rey de España, Felipe de Borbón, al visitar, este martes 22 de noviembre, junto con su esposa, la reina Leticia, a los obispos españoles reunidos en la Asamblea Plenaria, con motivo del 50º aniversario de su creación. Los acompañaba en nombre del gobierno la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santa María.
Doná a AICA.org
"A la reina y a mí nos alegra poder visitar la sede de la Conferencia Episcopal Española y celebrar con ustedes el 50º aniversario de esta institución canónica de carácter permanente que en el transcurso de todo este tiempo nos mostró que, además de organizar y dirigir la vida interna de la Iglesia española, acompañó la vida de nuestro país", expresó el rey de España, Felipe de Borbón, al visitar, este martes 22 de noviembre, junto con su esposa, la reina Leticia, a los obispos españoles reunidos en la Asamblea Plenaria, con motivo del 50º aniversario de su creación. Los acompañaba en nombre del gobierno la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santa María.

Esta visita responde a la invitación realizada por el cardenal Ricardo Blázquez, presidente de la CEE, en su anterior visita institucional a Su majestad, en el Palacio de la Zarzuela, el pasado 22 de julio de 2015.

Al entrar en el edificio, acompañados por el presidente de la CEE, el secretario general, José María Gil Tamayo, y los dos vicesecretarios, los Reyes saludaron a los cardenales españoles y se dirigieron a la capilla de la Conferencia Episcopal, obra del sacerdote jesuita esloveno Marko Rupnik. El director de la Comisión Episcopal para el Patrimonio Cultural, el padre Pablo Delclaux, explicó a los monarcas el contenido y el sentido de esta capilla.

A continuación, los Reyes saludaron personalmente en el despacho del presidente de la CEE a los obispos españoles y a los obispos invitados a la Asamblea. Seguidamente, en el salón de la Plenaria, ante los obispos asistentes a esta Asamblea, el cardenal Blázquez pronunció un discurso y seguidamente el rey Felipe les dirigió unas palabras a la Asamblea episcopal.

En su discurso el monarca español habló del papel de la iglesia en estos 50 años, en los que supo mantener su independencia de la clase política pero cooperando al servicio del hombre. Destacó la labor caritativa y asistencial que realizan, especialmente en tiempos de crisis, mediante Caritas, Manos Unidas y los voluntarios y mostró su esperanza ante el futuro de una institución que, como subrayó, nunca renunció al diálogo.

El cardenal Blázquez por su parte expresó la satisfacción del episcopado español por esa labor asistencial de la iglesia. Tal y como marca nuestra constitución se inspira en la "mutua independencia y sana colaboración". El respeto de las legítimas libertades, añadió, "propicia nuestro servicio a la sociedad según la identidad de la Iglesia".

Los Reyes recibieron sendos regalos institucionales de la Conferencia Episcopal. Se trata de un busto de san Juan Pablo II, reproducción del que está en la Capilla de la CEE. Este Papa visitó esta capilla y bendijo e inauguró el edificio de la Conferencia Episcopal en su primera visita a España, el 31 de octubre de 1982. El segundo regalo es un ejemplar de la nueva edición del Misal Romano en español, con el escudo de la Casa Real.

Tras la entrega de los regalos, los Reyes saludaron a los trabajadores de la Conferencia Episcopal y, seguidamente, compartieron un vino español con los obispos.

Anteriormente los Reyes don Juan Carlos y doña Sofía visitaron la Conferencia Episcopal Española en 1993. La última visita tuvo lugar en 2001, con motivo de la celebración del XXV aniversario de la renuncia del Rey al privilegio de presentación de obispos.+