Jueves 16 de septiembre de 2021

Covid-19: Las peregrinaciones a Tierra Santa ya no serán las mismas

  • 5 de mayo, 2020
  • Jerusalén (Tierra Santa) (AICA)
Las reglas férreas de distanciamiento social, las medidas antiasambleas están imponiendo un replanteamiento drástico y rápido de la recepción de peregrinos.
Doná a AICA.org

Los peregrinos tendrán que asumir las normas de prevención ante posibles contagios como la distancia social, extremar las medidas de higiene o el empleo de mascarillas, afirmó el padre D’Aragona en declaraciones a VaticanNews y subrayó que de momento, y hasta que no se reduzcan las medidas preventivas de confinamiento en Tierra Santa, no hay afluencia de peregrinos a los lugares santos”.



El Comisario General de Tierra Santa explicó que, en los próximos meses, en cuanto se retomen las peregrinaciones, quedan descartadas las misas y celebraciones multitudinarias, o la concentración de masas de peregrinos en lugares santos como la Basílica del Santo Sepulcro de Jerusalén o la Basílica de la Natividad de Belén.



En su lugar, los peregrinos se dividirán en pequeños grupos que deberán organizarse para acceder por turno a los santos lugares.



“Debemos repensar por completo los espacios dentro de nuestros lugares santos”, afirmó el sacerdote franciscano.



No obstante, recordó que en Tierra Santa “tenemos basílicas y santuarios muy espaciosos que permiten recibir a grupos de hasta setenta personas”.



Insistió en que las peregrinaciones a Tierra Santa deberán pensarse de un modo diferente en el futuro: “Está claro que ahora debemos concebir un estilo de vida diferente, también en los viajes. Al menos hasta que no se encuentre una vacuna”.



A pesar de las dificultades, fray Galdi D’Aragona OFM destacó el compromiso de la Custodia de Tierra Santa con los lugares santos y con los peregrinos que quieren visitar la tierra de Jesús.



“Tierra Santa tiene una vocación universal. Jerusalén es el corazón de la cristiandad, además de ser una ciudad santa para las otras religiones monoteístas. La mirada de todos los creyentes está dirigida a Jerusalén. Por lo tanto, haremos todo lo necesario, como religiosos de la Custodia de Tierra Santa, para que de alguna manera se pueda hacer la ‘peregrinación de la vida’”.



La inesperada pandemia de coronavirus interrumpió de forma abrupta una fase de gran crecimiento del número de peregrinos a Tierra Santa, gracias a la disminución de la tensión política en la región y la estabilidad de Israel y los territorios palestinos. +