Lunes 6 de diciembre de 2021

Coronavirus: La arquidiócesis de Buenos Aires mantiene sus disposiciones preventivas

  • 13 de mayo, 2020
  • Buenos Aires (AICA)
La arquidiócesis de Buenos Aires mantiene las disposiciones preventivas del coronavirus vigentes desde el 19 de marzo en esta jurisdicción eclesiástica.
Doná a AICA.org

La arquidiócesis de Buenos Aires mantiene las disposiciones preventivas del coronavirus vigentes desde el 19 de marzo en esta jurisdicción eclesiástica. Así lo expresaron los obispos en una comunicación que hicieron llegar a los sacerdotes y diáconos. "La perspectiva de un aumento de infectados en nuestra ciudad debe agudizar nuestro sentido común de cuidar la vida", fundamentaron.



“Para la Iglesia que peregrina en Buenos Aires, no se modifica en nada lo actuado hasta ahora, manteniéndose vigentes las indicaciones mencionadas el 19 de marzo, en particular, la de tener las parroquias disponibles para acompañar las necesidades de nuestros hermanos”, precisó en un comunicado.



En este sentido y, en un espacio permanente de diálogo con el Gobierno de la Ciudad y otras entidades y cultos, nuestro humilde aporte en este acompañamiento, se da a través de diversas acciones de nuestras parroquias y otros organismos pastorales” recordó.



El arzobispado de Buenos Aires destacó entre otras iniciativas en curso: los comedores, merenderos, o entrega de alimentos no perecederos y viandas a familias; los vacunatorios; los lugares de alojamiento para evitar contagios de personas vulnerables; las salitas de donación de sangre; la escucha y contención de los angustiados y afligidos que se acercan espontáneamente o por vía telefónica; el acompañamiento a los adultos mayores; la presencia del consuelo a los enfermos en los hospitales y clínicas; la animación en la oración y el vínculo personal con Cristo y toda la tarea pastoral y litúrgica a través de las redes sociales.



“La perspectiva de un aumento de infectados en nuestra ciudad debe agudizar nuestro sentido común de cuidar la vida de nuestros hermanos y cuidar nuestra propia vida, evitando contagiar y contagiarnos. Por lo tanto, no está de más extremar toda cautela, ya que sigue vigente la limitación de convocar fieles a celebraciones públicas”, sostuvo.



“Las mismas se retomarán cuando sea oportuno y dando pasos a través de diversas etapas progresivas, en acuerdo con los demás cultos, las normativas del Gobierno de la Ciudad y las reglamentaciones sanitarias necesarias para el cuidado de los ciudadanos. De esto se trata el protocolo que se hará oportunamente para nuestra feligresía”, agregó.



Firman el comunicado el arzobispo de Buenos Aires, cardenal Mario Aurelio Poli, y los obispos auxiliares: Mons. Joaquín Sucunza, Mons. Enrique Eguía Seguí, Mons. Alejandro Giorgi, Mons. Ernesto Giobando SJ, Mons. Juan Carlos Ares, Mons. José María Baliña y Mons. Gustavo Carrara.



Texto del comunicado

Queridos hermanos sacerdotes y diáconos:



El 19 de marzo pasado, teniendo en cuenta el necesario cuidado para evitar contagios de Covid-19, luego de escuchar el parecer de diversas voces con conocimiento del tema, teniendo en cuenta experiencias de otras iglesias diocesanas en el mundo, el arzobispo y los obispos auxiliares de Buenos Aires resolvimos:



a) Suspender las celebraciones con asistencia de fieles en todas las parroquias, iglesias y capillas, hasta nuevo aviso, recordando la dispensa del precepto dominical ya vigente para todos.



b) Mantener nuestras parroquias disponibles para acompañar las necesidades espirituales y materiales de nuestros hermanos, en particular las de los más pobres, enfermos y nuestros abuelos que son los que más rezan.



c) Hacer de nuestra comunidad arquidiocesana un Cenáculo de oración permanente, pidiendo por todos los afectados por esta pandemia, por los agentes sanitarios y quienes «se la están jugando» por el cuidado de nuestra gente.



Luego se conoció el decreto presidencial declarando el aislamiento preventivo, social y obligatorio y las normativas propias del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires que fueron reglamentando, sucesivamente y en diversas etapas, la movilidad de distintos grupos de servicios y trabajo.



Los comunicados conocidos en el día de ayer, de la Conferencia Episcopal Argentina y de la Jefatura de Gabinete de Ministros del Gobierno Nacional, deben ser entendidos en el marco de las normativas sanitarias de cada jurisdicción, y por lo tanto en nuestro caso, las emitidas por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.



Para la Iglesia que peregrina en Buenos Aires, no se modifica en nada lo actuado hasta ahora, manteniéndose vigentes las indicaciones arriba mencionadas del 19 de marzo, en particular, la de tener las parroquias disponibles para acompañar las necesidades de nuestros hermanos. En este sentido y, en un espacio permanente de diálogo con el Gobierno de la Ciudad y otras entidades y cultos, nuestro humilde aporte en este acompañamiento, se da a través de diversas acciones de nuestras parroquias y otros organismos pastorales. Destacamos entre varias iniciativas: los comedores, merenderos, o entrega de alimentos no perecederos y viandas a familias; los vacunatorios; los lugares de alojamiento para evitar contagios de personas vulnerables; las salitas de donación de sangre; la escucha y contención de los angustiados y afligidos que se acercan espontáneamente o por vía telefónica; el acompañamiento a los adultos mayores; la presencia del consuelo a los enfermos en los hospitales y clínicas; la animación en la oración y el vínculo personal con Cristo y toda la tarea pastoral y litúrgica a través de las redes sociales.



La perspectiva de un aumento de infectados en nuestra ciudad debe agudizar nuestro sentido común de cuidar la vida de nuestros hermanos y cuidar nuestra propia vida, evitando contagiar y contagiarnos. Por lo tanto, no está de más extremar toda cautela, ya que sigue vigente la limitación de convocar fieles a celebraciones públicas. Estas se retomarán cuando sea oportuno y dando pasos a través de diversas etapas progresivas, en acuerdo con los demás cultos, las normativas del Gobierno de la Ciudad y las reglamentaciones sanitarias necesarias para el cuidado de los ciudadanos. De esto se trata el protocolo que se hará oportunamente para nuestra feligresía.



Bajo la mirada protectora de Nuestra Señora de los Buenos Aires a todos los que viven, entran y salen de nuestra querida ciudad de Buenos Aires.




Informes: www.arzbaires.org.ar.+