Jueves 9 de diciembre de 2021

Mons. Lozano: Jesús, María y José, presentes en cada familia migrante

  • 29 de diciembre, 2019
  • San Juan (AICA)
Columna semanal del arzobispo de San Juan de Cuyo
Doná a AICA.org

El arzobispo de San Juan de Cuyo, monseñor Jorge Eduardo Lozano, reflexionó sobre la huida de la Sagrada Familia a Egipto, convirtiendo a Jesús, María y José en perseguidos de su tiempo por la violencia y la ambición del poder de turno.



El prelado pidió contemplar e imaginar el momento, y describió: “Pocos días habían pasado del largo camino de Nazaret a Belén. También escaso fue el tiempo de estadía en esa cueva del nacimiento que significó como el consuelo de Dios… y ya había que salir escapando del poder y la violencia”.



“La frontera con Egipto estaba a unos 125 km de Belén y desde allí lo que hiciera falta recorrer para llegar a otro poblado. Tal vez el oro ofrecido por los magos les ayudó a costear algunos gastos. La huida era urgente. Tuvieron que partir de noche, sin descansar lo suficiente. Salieron a un camino amenazante e incierto. Sin un mapa, sin indicaciones precisas. Sin seguridades más que la confianza que da la fe y la misión”, agregó.



“Al llegar tuvieron que convivir con un pueblo que hablaba otro idioma, una cultura diversa, otra religión”, recordó, y añadió: “Es probable que se hayan encontrado con otros judíos también escapados de su patria”.



Monseñor Lozano invitó a imaginar también las dificultades para conseguir trabajo y encontrar un lugar para vivir, y las comparó con imágenes muy recientes de familias migrantes con sus niños en brazos, expulsadas de su tierra por razones políticas, religiosas, étnicas, o desastres ecológicos.



“En cualquiera de ellas está la Sagrada Familia de Nazaret vagando en busca de un refugio y condiciones de vida digna”, sostuvo.



“Jesús, José y María recorren el camino de los pobres que andan a la intemperie y el desamparo. Dios envió a su Hijo a un pueblo marginal y compartió la suerte de los humildes y desheredados. El sueño de una Patria que acoja está lejos. Las condiciones mínimas para una vida en paz no están a la alcance de ellos en este tiempo. Hay que salvar al Niño, protegerlo del odio y el rencor, de la muerte que lo busca”, precisó.



Monseñor Lozano señaló que este domingo se celebra la fiesta de la Sagrada Familia y se proclama el Evangelio de la huida a Egipto que muestra “esta condición de fragilidad que experimentó Jesús ya desde sus primeros días de vida”.+