Miércoles 1 de diciembre de 2021

Colocarán una colosal imagen de San Charbel en el Líbano

  • 30 de agosto, 2017
  • Beirut (Líbano) (AICA)
Una estatua gigante de San Charbel Makhlouf, un asceta católico de rito maronita, será entronizada en el Líbano el próximo 14 de septiembre, día en que se celebra la fiesta de la Exaltación de la Cruz. La imagen tiene 27 metros de altura, pesa 40 toneladas y fue elaborada por el artista libanés Naef Alwan.
Doná a AICA.org
Una estatua gigante de San Charbel Makhlouf, un asceta católico de rito maronita, será entronizada en el Líbano el próximo 14 de septiembre, día en que se celebra la fiesta de la Exaltación de la Cruz.

La imagen tiene 27 metros de altura, pesa 40 toneladas y fue elaborada por el artista libanés Naef Alwan.

Según informó la agencia Fides, debido a su gran tamaño se tuvo que cerrar la ruta para poder trasladarla desde la localidad de Haret Sakher, que está cerca del mar, hasta la ciudad de Faraya, ubicada en la zona montañosa del país a unos 28 kilómetros de la primera. La estatua llegó el 20 de agosto al lugar elegido y aún están terminando de ensamblarla.

El Líbano tiene más de seis millones de habitantes y de estos el 40% son cristianos y el 54% musulmanes. Además, el país recibe una gran cantidad de refugiados de Siria e Irak que escapan de la guerra y el terrorismo.

San Charbel Makhlouf nació el 8 de mayo de 1828 en Beqaa-Kafra y creció con el ejemplo de dos de sus tíos, ambos ermitaños.

Cuando tenía 23 años dejó su casa y entró al monasterio de Nuestra Señora de Mayfuq, tomando el nombre de Charbel en honor a un mártir sirio.

En 1859 fue ordenado sacerdote y residió durante 15 años en el monasterio de San Marón en Annaya. Se destacó por su dedicación a la oración, el apostolado y la lectura espiritual.

Sintió el llamado a la vida ermitaña y en febrero de 1875 recibió autorización para ponerla en práctica. Se dedicó a la oración, ascesis, penitencia y el trabajo manual. Comía una vez al día y permanecía en silencio.

La única perturbación que tenía era la gran cantidad de visitantes que llegaban atraídos por su reputación de santidad, para buscar consejos, la promesa de oración o algún milagro.

Falleció en 1898 y fue canonizado por el beato papa Pablo VI en 1977.+