Lunes 29 de noviembre de 2021

El Papa exhortó a reforzar los lazos entre católicos y anglicanos

  • 27 de febrero, 2017
  • Roma (Italia) (AICA)
El papa Francisco visitó este domingo la comunidad anglicana, con motivo de los 200 años de la erección del templo All Saints, de Roma, donde exhortó a católicos y anglicanos a reforzar sus lazos y dejar atrás las diferencias del pasado. "Los invito a animarnos mutuamente para volvernos cada vez más discípulos fieles de Jesús, cada vez más libres de los prejuicios del pasado y deseosos de rezar para y con los otros", sostuvo en el marco de una visita considerada histórica.
Doná a AICA.org
El papa Francisco visitó este domingo la comunidad anglicana, con motivo de los 200 años de la erección del templo All Saints, de Roma, donde exhortó a católicos y anglicanos a reforzar sus lazos y dejar atrás las diferencias del pasado.

En una visita que fue considerada histórica, el pontífice fue recibido por el obispo anglicano Robert Innes, quien le agradeció su ministerio a favor de los pobres, los inmigrantes, y por abordar temas éticos que trascienden las fronteras.

El Papa bendijo un ícono de Cristo (San Salvatore) y luego, junto al obispo anglicano, encendieron velas delante de esta imagen. La celebración prosiguió con la renovación de las promesas bautismales, leídas por el pontífice y el reverendo Innes.

Francisco recordó que desde los 200 años de la inauguración de ese templo, las cosas en el mundo cambiaron mucho y también entre anglicanos y católicos, que en el pasado se miraban con sospechas y hostilidad.

"Por primera vez, un Obispo de Roma visita vuestra comunidad. Es una gracia y también una responsabilidad: la responsabilidad de reforzar nuestras relaciones en alabanza de Cristo, al servicio del Evangelio y de esta ciudad", sostuvo.

"Hoy gracias a Dios nos reconocemos como lo que verdaderamente somos: hermanos en Cristo, mediante nuestro común bautismo", destacó, y agregó: "Como amigos y peregrinos deseamos caminar juntos, seguir juntos a Nuestro Señor Jesucristo".

Por último, Francisco animó a católicos y anglicanos a convertirse en "discípulos cada vez más fieles a Jesús, cada vez más liberados de los respectivos prejuicios del pasado y cada vez más deseosos de rezar por y con los otros".+