Lunes 29 de noviembre de 2021

El Papa invitó a dejarse encontrar con la mirada de Jesús

  • 31 de enero, 2017
  • Ciudad del Vaticano
"Jesús dirige la mirada hacia nuestros grandes problemas, hacia nuestras grandes alegrías, y mira también nuestras cosas pequeñas. Porque es cercano a nosotros. Jesús no tiene miedo de las cosas grandes, y también tiene en cuenta las pequeñas. Así nos mira Jesús", dijo el papa Francisco en la homilía de la misa matutina que celebró en la capilla de la Casa Santa Marta. El pontífice comentó el Evangelio de San Marcos de hoy en el que se relatan dos milagros de Jesús: la resurrección de la hija de Jairo y la curación de la hemorroísa.
Doná a AICA.org
"Jesús dirige la mirada hacia nuestros grandes problemas, hacia nuestras grandes alegrías, y mira también nuestras cosas pequeñas. Porque es cercano a nosotros. Jesús no tiene miedo de las cosas grandes, y también tiene en cuenta las pequeñas. Así nos mira Jesús", dijo el papa Francisco en la homilía de la misa matutina que celebró en la capilla de la Casa Santa Marta.

El pontífice comentó el Evangelio de San Marcos de hoy en el que se relatan dos milagros de Jesús: la resurrección de la hija de Jairo y la curación de la hemorroísa.

Estos dos ejemplos, explicó Francisco, ilustran la importancia que el Señor da a los problemas: los grandes y los pequeños. "La mirada de Jesús se dirige tanto a los problemas grandes como a los pequeños. Así mira Jesús: nos mira a todos, a cada uno de nosotros".

Francisco recordó que Jesús "estaba siempre en medio de la multitud. No iba con una guardia que le hiciera de escolta con el objetivo de que no le tocasen. No. Él se quedaba con la gente y la gente se acercaba a Él. Cada vez que Jesús salía al encuentro de la gente, la multitud aumentaba. Él no buscaba la popularidad".

"Buscaba otra cosa: buscaba a la gente. La gente se le acercaba: la gente tenía los ojos fijos en Él, y Él tenía los ojos fijos en la gente, en cada una de las personas. Esta es la particularidad de la mirada de Jesús. Jesús no masifica a la gente: Jesús mira a cada uno".

El Santo Padre animó a no tener miedo de cruzar la mirada con la de Jesús: "avanzo, camino delante, fijo la mirada en Jesús y, ¿qué es lo que encuentro? ¡Que Él fijó su mirada en mí! Y eso me hace sentir un gran estupor. Es el estupor del encuentro con Jesús. ¡Pero no tengamos miedo!"

"No tengamos miedo, al igual que no tuvo miedo aquella mujer anciana de tocar su manto. ¡No tengamos miedo! Corramos por ese camino, con la mirada siempre fija en Jesús y nos encontraremos con esa bella sorpresa: Nos llenará de estupor porque el mismo Jesús ha fijado su mirada en mí".+