Jueves 15 de abril de 2021

Mons. Colombo convocó a un Adviento solidario y fraterno con los más pobres

  • 30 de noviembre, 2016
  • La Rioja (AICA)
El obispo de La Rioja, monseñor Marcelo Colombo, convocó a la comunidad diocesana a un Adviento solidario y fraterno, sobre todo con las familias más afectadas por la actual emergencia económica, para ayudarlos con alimentos para que puedan armar su mesa de Navidad. El prelado sugirió que "si hay cenas de grupos que despiden el año, prevean una contribución especial para ayudar a aquellas familias que ustedes mismos hayan podido reconocer que están en la peor situación" y pidió no utilizar fuegos artificiales en Navidad y Fin de Año y tampoco en las fiestas patronales y religiosas.
Doná a AICA.org
El obispo de La Rioja, monseñor Marcelo Colombo, convocó a la comunidad diocesana a un Adviento solidario y fraterno, sobre todo con las familias afectadas por la actual emergencia económica, para ayudarlos con alimentos para que puedan armar su mesa de Navidad.

"Apenas concluido el Año de la Misericordia, el papa Francisco nos invita a seguir abriéndonos a la acción de Dios que nos ama, todo ternura y fidelidad al hombre, su hijo amado. La situación de tantos hermanos y sus familias que transitan tiempos duros, de fragilidad e incertidumbre laboral, compromete nuestra capacidad para discernir los signos de los tiempos y buscar cómo repechar juntos estas dificultades", subrayó en su carta pastoral de Adviento.

El prelado exhortó a los sacerdotes y fieles a hacer "un esfuerzo especial en esta última parte del año" y pidió puntualmente a los equipos parroquiales de Cáritas, los catequistas, los animadores de la liturgia y quienes tienen algún servicio pastoral que "traten de detectar aquellas familias más afectadas por la actual emergencia económica para ayudarlos con alimentos que puedan recogerse en las celebraciones litúrgicas de Adviento, en las reuniones de grupos y comunidades, en la conclusión de actividades de movimientos y asociaciones de fieles".

"Si hay cenas de grupos que despiden el año, prevean una contribución especial para ayudar a aquellas familias que ustedes mismos hayan podido reconocer que están en la peor situación", sugirió, y agregó: "Si bien es cierto que ya pasó el invierno con su rigor climático, este tiempo de fiesta golpea adicional y afectivamente al corazón de una familia que la está pasando mal. ¡Hagamos nuestra la cercanía del Dios que viene!"

Monseñor Colombo consideró que si en las parroquias, comunidades y movimientos pudieran organizarse para una mesa navideña abierta a los más pobres, este signo "coronaría un Adviento fraterno y solidario".

Asimismo, le pidió a la comunidad diocesana un "gesto más", al referirse al uso de pirotecnia en las celebraciones de Navidad y Año Nuevo.

"Culturalmente estos elementos expresarían alegría con su estruendo. Sin embargo, la utilización de pirotecnia en general tiene consecuencias graves que se traducen en daños a la salud auditiva y otros trastornos en la población (niños, ancianos, enfermos en general)", advirtió, y añadió: "La hermana naturaleza también lo padece, especialmente en los animales domésticos".

"Muchas organizaciones solidarias me han pedido que trasmita la necesidad de no utilizar pirotécnica, de reemplazarla por otros signos que trasmitan nuestro júbilo sin dañar a nadie ni a nada", recomendó.

Monseñor Colombio pidió puntualmente no utilizar fuegos artificiales en las fiestas patronales y religiosas, entre ellas el Tinkunaco y la procesión de San Nicolás, el primero de enero.

"En un Adviento fraterno y solidario, ese enorme gasto podría sustituirse con iniciativas efectivas de caridad cristiana hacia quienes sufren esta crisis económica. La mayor, la más importante tradición en la Iglesia es el amor. Mis queridos hermanos, caminemos juntos en la presencia de Dios mientras esperamos a Jesús. Sea Él, el corazón de nuestra esperanza en estos tiempos duros y llenos de desafíos que nos interpelan como sociedad", concluyó.+

Texto completo de la carta pastoral