Sábado 13 de agosto de 2022

Mons. Martín a los nuevos sacerdotes rosarinos: "Servir en la Palabra de Jesús que predicamos"

  • 31 de octubre, 2016
  • Rosario (Santa Fe) (AICA)
El arzobispo de Rosario, monseñor Eduardo Eliseo Martín, ordenó sacerdotes a los diáconos Pablo Eloy Valdez y Guillermo Germán De Rico, en el marco de una misa que presidió el viernes 28 de octubre en la parroquia Santísimo Sacramento. Los nuevos presbíteros eligieron como lema de ordenación: "Síganme y los haré pescadores de hombres". El prelado llamó a los ordenados a cultivar el amor de Jesús a través de la oración y a servir en la Palabra que predicamos, para que Él resplandezca.
Doná a AICA.org
El arzobispo de Rosario, monseñor Eduardo Eliseo Martín, ordenó sacerdotes a los diáconos Pablo Eloy Valdez de 28 años y Guillermo Germán De Rico, de 42 años en el marco de una misa que presidió el viernes 28 de octubre en la parroquia Santísimo Sacramento.

Los nuevos presbíteros eligieron como lema de ordenación: "Síganme y los haré pescadores de hombres".

La Eucaristía fue concelebrado por el arzobispo emérito de Paraná, monseñor Mario Maulión; el vicario general de la diócesis, monseñor Emilio Cardarelli; el rector del Seminario San Carlos Borromeo y provicario general de la diócesis, presbítero Gustavo Rodríguez, y numerosos miembros del clero rosarino y de otras diócesis.

"Por amor de Jesús. Este es el punto porque nuestra vida es según el lugar que le damos a Jesús. Él es el amor de nuestra vida. Si este amor no se enciende cada día, si esta preferencia no se renueva cada día, entonces después todo lo demás pasa a ser una cáscara, pasa a ser un ?agitarnos?, pero vanamente", advirtió.

El prelado recordó que "lo que da sentido a todo lo que somos y hacemos es el amor a Jesús y el amor de Jesús. ¿Cómo se cultiva este amor? A través de la oración. Cultivar el amor de Jesús en la oración".

"Ustedes saben que los humos siempre se suben rápido a la cabeza. A veces nos viene la tentación de creernos los mandamás, de creernos superiores a los demás. Por eso, el Señor quiere comunicar su gracia a través de hombres pecadores, frágiles, para que se muestre su gloria, su poder. Así toda nuestra vida debe ser un querer que Él resplandezca", subrayó.

"El amor de Jesús en una vasija de barro. Por eso somos servidores", sostuvo monseñor Martín, y finalizó: "Eso caracteriza nuestra vida sacerdotal. Haciéndonos los últimos para servir en la Palabra en la cual predicamos a Jesús, no a nosotros mismos".

Los neopresbíteros
De Rico nació en Rosario el 23 noviembre de 1973, pertenece a la parroquia Santísimo Sacramento, de Rosario, estudió el secundario en la Escuela Carlos Guido y Spano, e hizo su formación sacerdotal en el Seminario San Carlos Borromeo.

Valdez nació el 27 de julio de 1988 en Casilda (Santa Fe), pertenece a la parroquia Nuestra Señora de Fátima, de Casilda, realizó sus estudios eclesiásticos en el Seminario San Carlos Borromeo.+