Sábado 13 de agosto de 2022

La dimensión del recto uso de las cosas

  • 29 de septiembre, 2016
  • Avellaneda (Buenos Aires) (AICA)
"No es que el rico, por ser rico, se condena y el pobre, por ser pobre, se salva. No. Se trata de la dimensión del recto uso que uno hace de las cosas, de los bienes y de la responsabilidad con que uno actúe frente a todas las cosas", expresó el obispo de Avellaneda-Lanús, Mons. Rubén Frassia, al reflexionar sobre la parábola evangélica del rico Epulón y el pobre Lázaro, en su programa radial que se difunde por radios de la Capital Federal y del Gran Buenos Aires.
Doná a AICA.org
"No es que el rico, por ser rico, se condena y el pobre, por ser pobre, se salva. No. Se trata de la dimensión del recto uso que uno hace de las cosas, de los bienes y de la responsabilidad con que uno actúe frente a todas las cosas", expresó el obispo de Avellaneda-Lanús, monseñor Rubén Oscar Frassia, al reflexionar sobre la parábola evangélica del rico Epulón y el pobre Lázaro, en su programa radial que se difunde por radios de la Capital Federal y del Gran Buenos Aires.

"¡Qué cosa tan profunda y tan real! -exclama monseñor Frassia-. Vemos al rico Epulón y al pobre Lázaro pero, de alguna manera, la comparación no nos hace quedar en la materialidad del hecho, sino que tenemos que ver a dónde nos lleva el pensamiento de la Palabra de Dios.

"La riqueza, por sí, no es mala y el sufrimiento, por sí, no es bueno; siempre tiene una relación. Esto es importante saberlo ya que uno tiene que abrirlo a otra dimensión. Porque cada uno es sujeto del don que Dios regala y a la vez es sujeto de responsabilidad, de respuesta que uno tiene que dar. Y cada uno da conforme a su pensamiento, a su corazón. En la parábola, parece que el rico tenía un corazón cerrado y Lázaro tenía un corazón abierto. Esto es lo que uno más necesita.

"Luego, en su situación trágica, el rico Epulón quiere salvar a los demás, a sus hermanos, a su familia; pero se da aquello de "por más que te quieran convencer", o "por más que quieran decirte", o "por más que hayas experimentado cosas", si uno tiene el corazón cerrado nunca se va a abrir. Dios es omnipotente en su amor, en su ternura y en su misericordia; pero también respeta -desde su misericordia y su ternura- la libertad de cada uno de nosotros. Y a veces la libertad es repuesta para el bien y otras veces es respuesta para el mal".

Monseñor Frassia concluyó su reflexión aconsejando pedir a Dios que nos permita "escuchar bien, ser responsables, hacernos cargo de nuestra vida, desarrollarla, cultivarla; y que esta vida nuestra se torne, se vuelque, se entregue a los demás. Muchas riquezas se pueden compartir -no sólo bienes materiales- dones, capacidades, conocimientos, entregas. Y sin embargo hay gente que se cierra y no comparte ni comunica estas cosas porque tiene el corazón cerrado. Que Dios nos ilumine y abra nuestro corazón, y recordemos que en la vida lo que hemos recibido gratuitamente debemos darlo también gratuitamente a los demás".+