Miércoles 25 de mayo de 2022

Francisco explica en la audiencia cómo es ser misericordiosos

  • 21 de septiembre, 2016
  • Ciudad del Vaticano
El papa Francisco dedicó su catequesis a reflexionar sobre el pasaje evangélico que inspira el lema de este año santo: "Misericordiosos como el Padre", y recordó que "Dios nos ama con un amor tan grande que nos parece imposible". "El Evangelio nos da dos pautas para ello: perdonar y dar. Jesús no busca alterar el curso de la justicia humana, pero manifiesta que en la comunidad cristiana hay que suspender juicios y condenas", subrayó ante miles de fieles en la Plaza San Pedro. En el marco de la Jornada Mundial contra el Alzheimer, el pontífice pidió "acordarse" de las personas afectadas con esta enfermedad.
Doná a AICA.org
El papa Francisco dedicó su catequesis a reflexionar sobre el pasaje evangélico que inspira el lema de este año santo: "Misericordiosos como el Padre", y recordó que "Dios nos ama con un amor tan grande que nos parece imposible".

"Toda la historia de la salvación es una historia de misericordia, que alcanza su culmen en la donación de Jesús en la cruz", subrayó ante miles de peregrinos que participaron de la audiencia general en la Plaza San Pedro.

Tras preguntar "¿cómo alcanzar esta perfección?, afirmó: "La respuesta estriba en que Jesús no pide cantidad, sino ser signo, canal, testimonio de su misericordia. Por eso los santos han encarnado el amor de Dios que les desbordaba en múltiples formas de caridad en favor de los necesitados".

"El Evangelio nos da dos pautas para ello: perdonar y dar. Jesús no busca alterar el curso de la justicia humana, pero manifiesta que en la comunidad cristiana hay que suspender juicios y condenas", sostuvo.

Asimismo, indicó que "el perdón es manifestación de la gratuidad del amor de Dios, que nunca da a un hijo por perdido. No podemos ponernos por encima del otro, al contrario debemos llamarlo continuamente a la conversión".

"Del mismo modo, Jesús nos enseña que su voluntad de darse está muy por encima de nuestras expectativas y no depende de nuestros méritos, sino que la capacidad de acoger su amor, crece en la medida que nos damos a los demás: más amamos, más lleno de Dios estará nuestro corazón".

Por último, Francisco saludó a los peregrinos de lengua española, en particular a los grupos provenientes de España y Latinoamérica, a quienes invitó a pedirle al Señor que "no perdamos nunca nuestra identidad de hijos de un mismo Padre, que nos une en su amor".

Al final de la audiencia general, y en el marco de la Jornada Mundial contra el Alzheimer, el Papa pidió "acordarse" de las personas afectadas con esta enfermedad.

El pontífice llamó a "acordarse, con la solicitud de María y la ternura de Jesús misericordioso, de todos los afectados por esta enfermedad y de sus familiares para que sientan vuestra cercanía".

Asimismo, solicitó plegarias por las personas que se encuentran "junto a los enfermos y que saben ocuparse de sus necesidades, también las más imperceptibles, porque les miran con los ojos del amor".+