Domingo 17 de octubre de 2021

El Papa anima a un argentino que padece leucemia

  • 7 de julio, 2015
  • Rosario (Santa Fe) (AICA)
"Lichu, me contaron de tu enfermedad, rezo por vos, le pido a Jesús que te acompañe, que te dé fuerza, que te devuelva la salud, y vos dejate conducir por la mano de Dios y que la Virgen te proteja mucho. Te pido que reces por mí y te bendigo de todo corazón en nombre del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo", lo animó el papa Francisco en un mensaje y una bendición que envió a Lisandro "Lichu" Zeno, un argentino de 25 años que padece leucemia y encabeza una campaña en las redes sociales para impulsar la donación de sangre y de médula ósea.
Doná a AICA.org
El papa Francisco envió un mensaje de aliento y una bendición a Lisandro Zeno, un argentino de 25 años que padece leucemia y encabeza una campaña en las redes sociales para impulsar la donación de sangre y de médula ósea.

El mensaje fue grabado el domingo en el pasillo del avión que trasladó al pontífice desde el Vaticano a Ecuador por una periodista de la ciudad de Rosario, de donde es oriundo el joven al que apodan "Lichu".

"Lichu, me contaron de tu enfermedad, rezo por vos, le pido a Jesús que te acompañe, que te dé fuerza, que te devuelva la salud, y vos dejate conducir por la mano de Dios y que la Virgen te proteja mucho. Te pido que reces por mí y te bendigo de todo corazón en nombre del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo", lo animó el pontífice.

La historia de este estudiante de último año de medicina y jugador de rugby se hizo pública cuando lanzó por las redes sociales una campaña de solidaridad para impulsar la donación de sangre y médula ósea.

Zeno supo que tenía leucemia el 3 de noviembre de 2014 y a partir de allí su vida cambió: "No me quejo de lo que pasó, más bien agradezco", afirmó el joven, que ya fue sometido a tres tratamientos de quimioterapia.

El joven contó que sueña con crear una fundación solidaria que bautizará "No pasa nada, maestro", el mensaje que escribieron sus padres y hermanos en un enorme cartel para darle ánimo y que pudo ver desde la ventana de la habitación del hospital en los peores días del tratamiento.+