Miércoles 22 de septiembre de 2021

Mons. Arancedo: "Una fe viva, agradecida y comprometida, el mejor regalo para el Papa"

  • 30 de junio, 2015
  • Santa Fe
"La figura de Pedro, hoy Francisco, es expresión y garantía de la asistencia de Dios y de comunión en la Iglesia. Esto es parte de la fe católica. El fundamento de esta afirmación, sobre la persona y la misión de Pedro es la palabra del mismo Jesucristo", aseguró el arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz, monseñor José María Arancedo, en un mensaje por el Día del Pontífice. Tras afirmar que en esta fecha "queremos sentirnos muy cerca en nuestra oración y afecto con nuestro querido papa Francisco, sucesor de Pedro en la vida y la comunión de la Iglesia", expresó su deseo de que "esta solemnidad nos sirva, sobre todo, para renovar nuestra fe en Jesucristo y nos mueva a vivir en la Iglesia como sus discípulos y misioneros. Este es el mejor regalo que le podemos presentar hoy a Francisco, el testimonio de una fe viva, agradecida y comprometida.
Doná a AICA.org
El arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz, monseñor José María Arancedo, explicó que la fiesta de los santos Pedro y Pablo, en la que se celebra el Día del Pontífice, "pone en contacto con el comienzo de esa etapa definitiva de la Historia de la Salvación, que Dios nos manifestó en su Hijo. Solo desde Él podemos conocer el significado apostólico, eclesial y misionero de estas dos figuras".

"Ellos no fueron elegidos por la comunidad primitiva, sino por el mismo Jesucristo que los ha llamado para ser en el mundo testigos y apóstoles de su misión. Han tenido una experiencia diversa del encuentro con Cristo, pero recibieron de Él la misma misión. El Evangelio, con ellos es el comienzo visible de la Iglesia, comunidad llamada a prolongarse en el tiempo como sacramento del encuentro de Dios con el hombre. En su ministerio se manifiesta la universalidad de la misión de Jesucristo, que no queda reducida a una nación o grupo religioso", precisó.

El prelado advirtió que a los apóstoles Pedro y Pablo "no podemos separarlos, ellos tienen en Jesucristo su fuente y de Él han recibido su misión, ambos con su carisma le señalan a la Iglesia el camino de su comunión misionera. No hay una Iglesia petrina y otra paulina, es la misma Iglesia de Jesucristo".

"La figura de Pedro, hoy Francisco, es expresión y garantía de la asistencia de Dios y de comunión en la Iglesia. Esto es parte de la fe católica. El fundamento de esta afirmación, sobre la persona y la misión de Pedro es la palabra del mismo Jesucristo", sostuvo.

Monseñor Arancedo destacó que "la comunión con Pedro, en las personas de sus sucesores, era para la comunidad primitiva el signo más claro de pertenencia y de comunión. Hoy queremos sentirnos muy cerca en nuestra oración y afecto con nuestro querido papa Francisco, sucesor de Pedro en la vida y la comunión de la Iglesia".

"Que esta solemnidad nos sirva, sobre todo, para renovar nuestra fe en Jesucristo y nos mueva a vivir en la Iglesia como sus discípulos y misioneros. Este es el mejor regalo que le podemos presentar hoy a Francisco, el testimonio de una fe viva, agradecida y comprometida", concluyó.+

Texto completo de la reflexión