Lunes 29 de noviembre de 2021

Mons. Lozano: "Laudato si?, una encíclica para cuidar la casa común"

  • 30 de junio, 2015
  • Gualeguachú (Entre Ríos)
El obispo de Gualeguaychú, monseñor Jorge Eduardo Lozano, aseguró que la encíclica Laudato si? del papa Francisco es un llamado a cuidar la casa común" y subrayó que el pontífice aborda en el documento "problemas tan preocupantes como actuales: la contaminación, el cambio climático, el agua, la pérdida de biodiversidad, inequidad planetaria. "Escuchemos a Francisco. Escuchemos a la creación que nos reclama el compromiso de mirarla y tratarla como la casa común de la humanidad de todos los tiempos", pidió en su columna semanal.
Doná a AICA.org
El obispo de Gualeguaychú, monseñor Jorge Eduardo Lozano, aseguró que la encíclica Laudato si? del papa Francisco es un llamado a cuidar la casa común" y destacó que contiene las enseñanzas del pontífice sobre ecología y medio ambiente, que se nutren de los aportes de científicos, filósofos, organizaciones sociales, teólogos católicos y de otras confesiones religiosas

El prelado advirtió que el documento pontificio aborda "problemas tan preocupantes como actuales", entre ellas contaminación, cambio climático, el agua, la pérdida de biodiversidad, inequidad planetaria.

Asimismo, señaló que el Papa enseña en ese texto "acerca de la luz que nos ofrece la fe, y que cada creyente ha de tener en cuenta: los relatos bíblicos y evangélicos, el destino común de los bienes" y advierte que "no deja de volver a plantear Francisco la cuestión de la globalización y la raíz humana de la crisis ecológica".

"En fin, una serie de temáticas que son urgentes considerar para nosotros y las futuras generaciones", enfatizó al sugerir leer la encíclica con atención.

En su columna semanal, el obispo citó algunos párrafos de la encíclica, entre ellos en el que el Papa advierte: "Se producen cientos de millones de toneladas de residuos por año, muchos de ellos no biodegradables: residuos domiciliarios y comerciales, residuos de demolición, residuos clínicos, electrónicos e industriales, residuos altamente tóxicos y radioactivos. La tierra, nuestra casa, parece convertirse cada vez más en un inmenso depósito de porquería".

Monseñor Lozano subrayó que el Papa finaliza la encíclica con "una oración muy bonita", que en parte reza:
"Dios omnipotente,
que estás presente en todo el universo
y en la más pequeña de tus criaturas,
Tú, que rodeas con tu ternura todo lo que existe,
derrama en nosotros la fuerza de tu amor
para que cuidemos la vida y la belleza".

"Escuchemos a Francisco. Escuchemos a la creación que nos reclama el compromiso de mirarla y tratarla como la casa común de la humanidad de todos los tiempos", concluyó.+

Texto completo de la editorial