Lunes 29 de noviembre de 2021

Empeora la salud de Asia Bibi

  • 28 de mayo, 2015
  • Madrid (España) (AICA)
La familia de Asia Bibi, -la mujer cristiana, condenada a muerte, por supuesta blasfemia, al beber agua del mismo lugar que un grupo de mujeres musulmanas en Pakistán-, alertó a la asociación en defensa de la libertad religiosa MasLibres.org, que Bibi, en prisión desde hace seis años, está "muy enferma", y "se encuentra tan débil que apenas puede andar". Los problemas intestinales que venía sufriendo Asia Bibi desde hace meses degeneraron en "hemorragias intestinales".
Doná a AICA.org
La familia de Asia Bibi, -la mujer cristiana, condenada a muerte, por supuesta blasfemia, al beber agua del mismo lugar que un grupo de mujeres musulmanas en Pakistán-, alertó a la asociación en defensa de la libertad religiosa MasLibres.org, que Bibi, en prisión desde hace seis años, está "muy enferma", y "se encuentra tan débil que apenas puede andar". Los problemas intestinales que venía sufriendo Asia Bibi desde hace meses degeneraron en "hemorragias intestinales".

"Tiene dificultades para alimentarse de forma adecuada, al tiempo que padece dolores constantes en la caja torácica. Por todo ello, es necesario que Asia Bibi se someta cuanto antes a un chequeo médico completo, con análisis de sangre incluidos", pide la familia.

En una cárcel de cualquier país civilizado, Asia Bibi ya habría sido atendida por un médico y estaría hospitalizada. Pero Pakistán es un país que permite encarcelar a cualquier cristiano bajo falsas acusaciones de blasfemia contra el Islam.

Los abogados de Asia Bibi iniciaron las acciones legales necesarias para que reciba el tratamiento médico oportuno y sea trasladada a la cárcel de Lahore, más adecuada a su actual estado de salud y en la que estaría más cerca de su familia, que tiene que trasladarse durante varias horas desde Lahore a Multán en cada ocasión.

Semanas atrás la organización CitizenGO, difundió un video en que aparece al clérigo islámico que acusó a Asia Bibi reconociendo que "él no la vio pronunciar la blasfemia" de la que él fue testigo de cargo para condenar a Asia a muerte. Con una evidencia como ésta, la mujer, una humilde madre de cinco hijos, ya debería estar en libertad, y su acusador ya tendría que haber sido detenido por sendos delitos de denuncia falsa y perjurio.+