Miércoles 26 de enero de 2022

Día de Hispanoamérica: Evangelizadores con la fuerza del Espíritu

  • 17 de febrero, 2015
  • Madrid (España) (AICA)
El primer domingo de marzo la Iglesia española recuerda a los misioneros que tiene en América Latina. Es el lugar donde hay más misioneros españoles. Este año, la Comisión de Misiones de la Conferencia Episcopal Española (CEE) eligió para esta Jornada el lema: "Evangelizadores con la fuerza del Espíritu". En un tiempo en el que la eficacia y los frutos son tan importantes, se quiere resaltar la importancia del Espíritu Santo en la tarea que se les encomendó a los misioneros.
Doná a AICA.org
El primer domingo de marzo la Iglesia española recuerda a los misioneros que tiene en América Latina. Es el lugar donde hay más misioneros españoles. Este año, la Comisión de Misiones de la Conferencia Episcopal Española (CEE) eligió para esta Jornada el lema: "Evangelizadores con la fuerza del Espíritu". En un tiempo en el que la eficacia y los frutos son tan importantes, se quiere resaltar la importancia del Espíritu Santo en la tarea que se les encomendó a los misioneros.

El cardenal Marc Ouellet, presidente de la Pontificia Comisión para América Latina, escribió un mensaje para el Día de Hispanoamérica en el que expresa su agradecimiento a los sacerdotes y laicos que colaboran con la misión como Fidei Donum, en particular a los cerca de 300 sacerdotes que sirven a la Iglesia en Latinoamérica, así como a todas las religiosas y religiosos españoles que cooperan con la evangelización en aquellas tierras.

Sólo la arquidiócesis de Madrid cuenta con 422 misioneros en Hispanoamérica. Allí atienden parroquias, hospitales, son rectores o directores espirituales de seminarios, capellanes de universidad, donde la Iglesia local les pidió que se entreguen y sirvan a las comunidades.

La responsabilidad de esta Jornada misionera recae en la Obra de Cooperación Sacerdotal Hispano-Americana (OCSHA) que es la asociación española que reúne a los sacerdotes seculares que trabajan en el continente americano si así lo quieren.

El cardenal Ouellet recuerda en su mensaje que esta cita anual que se celebra desde 1959, es una buena ocasión para tener presentes en la oración a todos los misioneros. Y recordando las palabras del papa Francisco en su exhortación Evangelii Gaudium sobre el verdadero misionero, dice que lo es por ser "discípulo, sabe que Jesús camina con él, respira con él, trabaja con él; percibe a Jesús vivo en medio de la tarea misionera (cf. EG, 264-265). Y "si uno no lo descubre a Él presente en el corazón mismo de la entrega misionera, pronto pierde el entusiasmo y deja de estar seguro de lo que transmite, le falta fuerza y pasión. Y una persona que no está convencida, entusiasmada, segura, enamorada, no convence a nadie" (EG, 266). Es una invitación, asegura el cardenal en su mensaje, "a sumergirnos en la alegría del Evangelio y a alimentar el amor de Dios, capaz de iluminar la vocación y la misión propias".

El cardenal Marc Ouellet, recuerda, además, que la actividad misionera de la Iglesia en América Latina es una continua solicitud por los más necesitados, y así fue uno de los principales argumentos en las sucesivas Conferencias Generales del Episcopado Latinoamericano y del Caribe, e invita a acudir al Documento Conclusivo de Aparecida.

Finalmente, invita a los más de 9.000 misioneros españoles al servicio de la Iglesia en América Latina, a leer y releer todo lo que escribe el papa Francisco en los últimos números de su exhortación apostólica Evangelii Gaudium respecto a ese "regalo de Jesús a su pueblo", que es la maternidad de María. El pueblo americano, concluyó, peregrina a los santuarios marianos, pedazos de cielo, para pedirle a la Virgen que transforme este continente en la casa de Jesús con "una montaña de ternura".

Para leer el texto completo