Domingo 17 de octubre de 2021

El barrio de Barracas a los pies de la Virgen de Lourdes

  • 12 de febrero, 2015
  • Buenos Aires (AICA)
Una inesperada multitud de fieles devotos ocupó los jardines de la capilla Santa Felicitas, en el porteño barrio de Barracas, delante de la gran gruta de la Virgen de Lourdes que en esta ocasión quedó habilitada al culto público tras muchos años en que permaneció cubierta por frondosas enredaderas que la ocultaban de la vista de la gente.
Doná a AICA.org
Una inesperada multitud de fieles devotos ocupó los jardines de la capilla Santa Felicitas, en el porteño barrio de Barracas, delante de la gran gruta de la Virgen de Lourdes que en esta ocasión quedó habilitada al culto público tras muchos años en que permaneció cubierta por frondosas enredaderas que la ocultaban de la vista de la gente.

Los fieles reunidos, en su gran mayoría personas mayores y enfermos, pero también muchos jóvenes, que respondieron a la convocatoria del nuevo rector de la capilla Santa Felicitas, presbítero doctor Ernesto Salvia, asistieron a la celebración de la festividad de Nuestra Señora de Lourdes, protectora de los enfermos, que por primera vez se celebraba solemnemente este lugar.

La misa fue presidida por el hasta ahora vicario episcopal de la zona Centro, monseñor Enrique Eguía Seguí, quien llamó a los asistentes a convertirse en discípulos y misioneros de Cristo, comunicando en el barrio la alegría de creer en el Evangelio de Jesús.

Al término de la celebración eucarística, monseñor Eguía y el presbítero Salvia realizaron el rito de la imposición de manos y luego la administración del sacramento de la Unción de los Enfermos, ceremonias que demandaron mucho tiempo debido a la gran cantidad de fieles que se presentaron para recibir uno u otro o ambos gestos sagrados.

La rehabilitación de la gruta de Nuestra Señora de Lourdes, de Barracas, tal vez la más grande de las conocidas en el país, fue una de las primeras iniciativas del nuevo rector, quien piensa que el lugar se convertirá pronto en centro de la piedad popular y con el tiempo en destino de peregrinaciones marianas.+