Jueves 29 de septiembre de 2022

Arzobispo católico responde sobre la primera obispa de la Iglesia anglicana

  • 27 de enero, 2015
  • Roma (Italia) (AICA)
El arzobispo católico de Birmingham, monseñor Bernard Longley, aseguró su deseo de que la primera mujer obispo de la Iglesia anglicana, Elizabeth Lane, pueda ejercer bien su ministerio. El prelado aseguró sus oraciones y destacó que este hecho no debe afectar el diálogo por la unidad de los cristianos. También reiteró que la doctrina católica sobre la ordenación sacerdotal permanece inalterable.
Doná a AICA.org
El arzobispo católico de Birmingham, monseñor Bernard Longley, aseguró su deseo de que la primera mujer obispo de la Iglesia anglicana, Elizabeth Lane, pueda ejercer bien su ministerio. El prelado aseguró sus oraciones y destacó que este hecho no debe afectar el diálogo por la unidad de los cristianos. También reiteró que la doctrina católica sobre la ordenación sacerdotal permanece inalterable.

El arzobispo Longley, presidente de la Comisión Católica Internacional Anglicana-Romana (ARCIC), dijo a Radio Vaticana que la consagración de la obispa Libby Lane, ocurrida el pasado lunes 26 de enero, fue "un momento histórico en la vida de la Iglesia en Inglaterra", pero recordó que la presencia, el testimonio y el trabajo de las mujeres obispos dentro de la comunidad anglicana mundial viene de hace tiempo.

La reverenda Libby Lane fue ordenada obispo de Stockport en una ceremonia realizada en la catedral de York, luego de que la Iglesia anglicana votara a favor de adoptar una legislación en noviembre pasado para permitir a las mujeres, ya admitidas al orden sagrado, ser consagradas en el orden episcopal.

Monseñor Longley dijo que, si bien la ordenación de mujeres presenta retos para el diálogo anglicano-católico, este último desarrollo "no debe afectar a la forma en que se continúa el diálogo". También aseguró que hay una respuesta personal y una dimensión eclesial a la ordenación de Lane, que es probable que sea objeto de debate cuando ARCIC celebre su próxima reunión en mayo. A nivel local, dice, también será importante ver cómo los católicos se preparan para trabajar más de cerca con mujeres obispos de la Iglesia anglicana en los años venideros.

Monseñor Longley sostuvo que es poco probable que se produzcan cambios en la enseñanza católica sobre el sacramento de la ordenación sacerdotal. También destacó la necesidad de rezar juntos por la unidad cristiana, y consideró importante difundir las condiciones en las que anglicanos y católicos pueden participar de celebraciones juntos, que se especifican en el documento "Un Pan, un Cuerpo".+