Lunes 27 de junio de 2022

El gran muftí de Arabia Saudita llamó a los yihadistas "enemigos número uno" del Islam

  • 21 de agosto, 2014
  • Riad (Arabia Saudita)
El ?gran muftí? de Arabia Saudita, un país donde se practica la versión más ultraortodoxa del Islam, declaró que los yihadistas del Estado Islámico y Al Qaeda son los enemigos públicos número uno del Islam. El comunicado de Abdelaziz al Sheij, es el primer pronunciamiento que una autoridad religiosa islámica saudita realiza en contra del radicalismo terrorista del cual, según su opinión, los musulmanes son la principal víctima. El líder religioso pidió, además, una reforma de la enseñanza para difundir el islam moderado.
Doná a AICA.org
El ?gran muftí? de Arabia Saudita, un país donde se practica la versión más ultraortodoxa del Islam, declaró que los yihadistas del Estado Islámico y Al Qaeda son los enemigos públicos número uno del Islam. El comunicado de Abdelaziz al Sheij, es el primer pronunciamiento que una autoridad religiosa islámica saudita realiza en contra del radicalismo terrorista del cual, según su opinión, los musulmanes son la principal víctima. El líder religioso pidió, además, una reforma de la enseñanza para difundir el islam moderado.

Abdelaziz Al-Chej, citando versículos del Corán, apeló incluso a matar a los autores de estas barbaries "que perjudican al Islam". "Las ideas del extremismo y del terrorismo no tienen, en absoluto, nada que ver con el islam y son su primer enemigo, y los musulmanes sus primeras víctimas", precisó Al Chej en un comunicado emitido por la agencia saudí SPA.

El Estado Islámico y Al Qaeda, que pretenden establecer un Estado unificado de los musulmanes y gobernado por la "sharía" (ley islámica), adoptan una interpretación extremista de los textos del islam, precisó en el comunicado.

Asimismo, puso como ejemplo de este fanatismo las prácticas de la organización radical Estado Islámico (EI, activo en Irak y Siria), de Al Qaeda y de los grupos que derivaron de esta última formación terrorista.

El comunicado no alude para nada a la persecución de los cristianos y otras minorías iraquíes a las que obligan a convertirse al Islam bajo amenaza de muerte.

Pese a esa nueva postura del líder religioso, Arabia Saudita es un reino en el que rige el "wahabismo", una corriente rigorista del islam. +